“Peor que los noventa”

TRABAJADORES DE FARMACIA

La Federación Argentina de Trabajadores de Farmacias (Fatfa) realizará la reunión de su Consejo Directivo entre hoy y mañana en un hotel de Santa Rosa. Así lo anunciaron ayer por la tarde, en una rueda de prensa, el secretario general de la Federación, Roque Garzón, acompañado por el secretario gremial, Eduardo Julio, y el titular de la Asociación de Trabajadores de Farmacias de La Pampa, Lucas Corral, el anfitrión.
Durante el anuncio, los dirigentes nacionales de la Fatfa se manifestaron preocupados por el rumbo que está tomando el gobierno nacional respecto a las políticas laborales. En ese sentido, Julio aseguró que el camino elegido por la Casa Rosada será peor que el transitado en los años noventa, durante el gobierno del presidente Carlos Menem.

Más empleo, pero precario.
“Nuestro sector pertenece al rubro de servicios y depende de la industria farmacéutica, que es la tercera en facturación a nivel mundial. Nosotros no estamos experimentando una retracción de las fuentes de trabajo pero las políticas que se impulsan, como esta reforma laboral de la que se está hablando, van a cambiar la relación actual con los trabajadores”, explicó Garzón, quien a su vez es el secretario general del gremio los trabajadores de farmacias en la provincia de Salta.
Más enfático, Eduardo Julio, titular del gremio de Neuquén, recordó que políticas como la actual, en los noventa, provocaron un crecimiento de las fuentes de trabajo en el sector farmacéutico, pero con un evidente deterioro en las condiciones laborales. Pero el gremialista no se quedó ahí, sino que sostuvo que el rumbo del gobierno actual es todavía más negativo para los asalariados. “Esto es peor que los noventa porque este gobierno viene por las organizaciones sindicales”, afirmó.

Dirigentes presionados.
En ese sentido, Garzón cuestionó a la conducción actual de la Confederación General del Trabajo, por considerar que no estaban oponiendo la resistencia que se hace necesaria ante lo que consideraron una avance de la Casa Rosada sobre los derechos de los trabajadores. Para Garzón, el triunvirato que conduce la central obrera está siendo permeable a las presiones que ejerce el gobierno nacional y no están tomando las medidas necesarias para contrarrestarlo.