¿Petrobras pone en venta otra área pampeana?

PERDIO JAGUEL DE LOS MACHOS

Acosada por la caída del valor del petróleo y el escándalo de corrupción en su país, la firma brasileña se está desprendiendo de sus activos en Argentina. En junio la producción de sus áreas cayó un 35% con respecto a 2014.
La firma petrolera brasileña Petrobras está vendiendo sus activos en Argentina y entre ellos estaría el área pampeana 25 de Mayo-Medanito, en la que tiene concesión hasta octubre de 2016. A pesar del promocionado retiro del mercado, la firma recurrió a la Corte Suprema de Justicia para que se le reconozca una prórroga a la concesión de explotación de petróleo en La Pampa por el área Jagüel de los Machos, que el gobierno traspasó a Pampetrol para ser operada.
Desde el estallido del caso de “Lava-Jato”, la megacausa por corrupción con empresas de construcción brasileñas en la que la firma estatal está involucrada, se encuentra inmersa en una delicada situación, a lo que se suma también la caída de los precios internacionales del petróleo. La compañía estatal brasileña ha puesto en marcha un plan de desinversiones y está acudiendo a los mercados internacionales para captar fondos.

Vende activos.
Hace unos días, las petroleras YPF, Pluspetrol y Tecpetrol presentaron ofertas para comprar los activos de Petrobras en Argentina. Bridas, que había sido invitada a participar en el proceso, habría desistido, mientras que Oil Combustibles pujó por estar en la lista de “invitados”, pero no presentó una propuesta.
Petrobras espera obtener 1.000 millones de dólares con la venta de sus activos, pero la caída de la cotización del crudo podría reducir las proyecciones iniciales. De hecho, Petrobras pretendía conocer antes del 15 de julio el interés por sus activos en Argentina, pero tuvo que retrasar el proceso.
Los activos que la petrolera brasileña vende incluye desde petróleo hasta hidroeléctricas, plantas petroquímicas y estaciones de servicios.
De las tres compañías que han presentado la oferta, YPF parece que parte mejor posicionada. De hecho, fuentes del sector aseguran que la petrolera estatal argentina estaría dispuesta a pagar hasta 4.000 millones de dólares para asegurarse la operación, pero desde la propia YPF han hecho saber a Petrobras que su oferta será menor.
Si YPF se adjudica los activos, parte de ellos los venderá a Plupetrol, pero conservaría los yacimientos de gas y cedería los de petróleo, además de la red de estaciones de servicio y una refinería.

Caída en la producción.
También cayó la producción de petróleo en las áreas que maneja Petrobras en el país. La producción en junio pasado, último dato disponible en la Secretaría de Energía, alcanzó los 2.545.173 metros cúbicos, con una suba del 0,7% con respecto al mismo mes de 2014. Se trata de la tercera suba consecutiva luego de 13 meses de caídas interanuales. Según relevó un informe de Economía & Regiones (E&R), la estatizada YPF continúa liderando el mercado, con el 43% del total extraído y su producción aumentó 4,7%. En cambio en Petrobras cayó un -35,6% (con una participación del 3%).
En ese marco, Exxon, la principal petrolera norteamericana compró buena parte, por una cifra que no se informó, de la participación de Petrobras en Vaca Muerta. Esta inclusión de la firma de EEUU en la UTE, de la que también participa la petrolera provincial GyP con un 15%, fue aprobada por el decreto provincial 1600/15). Exxon se quedó con la mitad de la participación que tenía Petrobras (85%), estableciendo la nueva distribución accionaria: Petrobras Argentina con un 30,2%; y Exxon con un 42,5%, entre otras.

Mercado reconcentrado.
Según analiza el especialista Nicolás Gandini, esto muestra una “peligrosa tendencia” en el mercado nacional: hay petroleras que dejan la Argentina y se reconcentra el mapa hidrocarburífero.
De los cinco mayores productores de crudo del país -sin contar a Petrobras, cuarto en ese ranking-, la china Sinopec es la única empresa que no amplió su porfolio de activos. YPF pagó cerca de 800 millones de dólares para quedarse con los yacimientos de la norteamericana Apache, que el año pasado se despidió del país. Pluspetrol abonó en octubre pasado 420 millones de dólares por las áreas de la también estadounidense Apco Oil & Gas. Bridas, el buque insignia de la familia Bulgheroni y pata local de Pan American Energy (PAE), la segunda petrolera del mercado, se quedó con la refinería y la red de estaciones de servicio de ExxonMobil. Y Tecpetrol, la petrolera de Techint, pagó en junio 63 millones de dólares para alzarse con los campos de Americas Petrobras, una petrolera independiente listada en la Bolsa de Toronto. Esta última también tiene un área de La Pampa que también habría vendido en ese paquete.
El mapa hidrocarburífero está hoy, en consecuencia, más concentrado que hace cinco años. Entre las petroleras recién nombradas controlan un 80% de la producción de hidrocarburos del país.