Piden prisión para el policía Braian Elizondo

AGRESION FILMADA A UNA MENOR

El fiscal general Guillermo Sancho pidió ayer una condena de dos años y cuatro meses de prisión en suspenso y el doble de inhabilitación contra Braian Eduardo Elizondo, el policía acusado de agredir violentamente a una estudiante de 15 años en la puerta del colegio Liceo Informático de esta ciudad.
El abogado defensor Mario Aguerrido, en tanto, solicitó directamente la absolución del imputado durante la primera audiencia de debate realizada en la Sala 7 de la Ciudad Judicial de Santa Rosa y encabezada por los jueces Carlos Besi, Gastón Boulenaz y Carlos Mattei.
Por el hecho ocurrido el 1º de julio del año pasado, Elizondo está acusado por el delito de privación abusiva de la libertad y vejaciones en concurso ideal. El fiscal solicitó una condena de dos años y cuatro meses de prisión en suspenso y el doble de inhabilitación para ejercer, al considerar que “está claro que Elizondo cometió el delito, están el video y otras pruebas, actuó abusivamente, no correspondía”.
Durante la primera audiencia, donde pasaron varios testigos y se mostró la filmación de una cámara de seguridad instalada en el colegio de la calle Ameghino, se informó que la sentencia se dará conocer el próximo martes entre las 12.30 y las 12.40.
El hecho ocurrió el miércoles 1º de julio del año pasado a las 17.45 cuando Elizondo (27 años), que se desempeñaba en la Seccional Tercera, agredió a una adolescente de 15 años a la salida del Liceo Informático, cuando estaba apoyada en una moto y la increpó, golpeó y arrastró con el brazo torcido hasta una camioneta.

La víctima.
En su declaración, la joven dijo que cuando estaba “cantando” junto a unos compañeros, el efectivo preguntó “qué nos pasaba con él, le dijimos que estábamos cantando y no era para él, ni lo habíamos visto. Me dijo que me iba a llevar a la Tercera y me iba a pegar, me insultaba y me decía ‘puta’ y ‘trola’. Cuando me amenazó le saqué la mano de encima, me tiró al piso y me quería llevar a la camioneta”.
Manifestó que Elizondo le dio una cachetada “en la cara y me pateó la rodilla. Me quería detener, yo le pedía que me suelte. Me tenía con las manos atrás” y reconoció que insultó al efectivo en el marco de la agresión.
El director del colegio, Edgardo Paulizi, comentó que “el policía estaba alterado y respondía con improperios, malas palabras fuertes, porque le habían sacado a una señorita que quería hacer subir a la camioneta, estaba alterado y agresivo”. Otros docentes coincidieron en las declaraciones, y un empleado municipal defendió al policía y dijo que “nunca los agredió”.

Sancho.
En su alegato, el fiscal dijo que “no quedaron dudas del hecho” porque “en el video se ve que (Elizondo) se dirige a los jóvenes en un tono enérgico” y en un momento “la menor le tiró un manotazo, él se acerca y no le alcanza a pegar un golpe de puño, pero la agarra, ella se cae y la lleva a la fuerza a la camioneta”.
Siguiendo en ese sentido y tras asegurar que hubo “humillación”, Sancho indicó que Elizondo estaba “sumamente agresivo” y consideró “absurdo” que tenga derecho a detenerla porque lo insultaron, agregando que “la joven se vio impedida de moverse como quería, hubo un empujón y violencia”.
A su turno, Aguerrido pidió la absolución e indicó que “no estoy de acuerdo con que la policía debe habituarse al insulto y a que no la dejen actuar”, ampliando que “el primer golpe fue de la menor y hubo una reacción” y ella se tropezó con una moto. “No sabía que era menor”.
Siguiendo, el abogado defensor que pidió la absolución de Elizondo explicó que a su entender “no hubo delito” y que “se puede discutir si la reacción fue desmedida, y tampoco hubo vejaciones”.

En tribunales.
Elizondo ayer se sentó en el banquillo de los acusados y declaró ante el tribunal. Dijo que cuando salió del colegio -a donde fue buscando filmaciones por algunos robos ocurridos-, un grupo de chicos que se encontraba afuera del colegio “empiezan a emitir aullidos de gato y la chica empezó a insultarme con lunfardo, el léxico de los jóvenes. Ortiva, te saltó la ficha”.
“Seguí caminando hacia la camioneta y continuaban insultándome. Entonces me detuve y metí la mano en el bolsillo para sacar el celular y llamar al 101, pero pensé que no correspondía porque yo era policía. Volví hacia los chicos y les pregunté por qué actuaban así”, agregó. “No tolero que me insulten”.
El policía indicó que los jóvenes le pidieron disculpas pero la chica se reía y que cuando le dijo que estaba detenida, le aplicó un golpe en el pecho. “Yo le empujé la cara, no le di un golpe con la mano cerrada. Se tropezó contra una moto y lo único que atiné es a acompañar la caída”, contó, agregando que procedió “ajustado a derecho”.

Compartir