Piden que se reabra “La Recova”

RECLAMO DE COMISION DEL CONCEJO A LA DIRECCION DE COMERCIO

Los concejales de los distintos bloques del Concejo Deliberante parecen dispuestos a aceptar que la Dirección de Comercio de la municipalidad de Santa Rosa habilite la reapertura de La Recova, luego de recibir ayer a Antonio Corredera, quien tiene la posesión del lugar.
Concretamente la Comisión Administrativa y Reglamentaciones le solicitará expresamente a la Dirección de Comercio de la comuna capitalina que, “por analogía”, proceda a habilitar la reapertura de la céntrica confitería, clausurada desde el 14 de mayo de 2016. Dicen que si la misma dependencia municipal habilitó un local de venta de celulares (pegado a La Recova) cuyos alquileres perciben los familiares de Ortiz, lo mismo tiene que suceder con la esquina sobre la que Antonio Corredera tiene un comodato.

Larga controversia.
Como se sabe una cuestión litigiosa por la titularidad del inmueble -que enfrenta al propio Corredera y a familiares de Ángel Ortiz-, llevó a que el municipio avanzara determinando el cierre del tradicional comercio. Eso conllevó a que una veintena de trabajadores perdieran sus puestos, y el lugar se convirtió en un edificio fantasma donde se acumula la suciedad que -obviamente- da un aspecto muy feo a la esquina más céntrica de Santa Rosa.
Antonio Corredera ha venido insistiendo en que le permitan reabrir La Recova, y ayer fue invitado a participar de la reunión de la Comisión de Obras Públicas del Concejo Deliberante, donde mostró alguna documentación.

Dictamen de título.
Exhibió, fundamentalmente un “dictamen profesional” (un estudio de antecedentes de dominio), donde se determina que “el señor Ortiz Cereceda careció en todo momento de derecho real sobre el inmueble en cuestión, siendo mero cesionario de una cesión nula” (ver aparte).
Corredera, en diálogo con LA ARENA, desmintió una versión periodística que indica que el Superior Tribunal de Justicia ya rechazó ese dictamen: “El STJ todavía no estudió el dictamen”, aseguró.
La situación de La Recova sigue indefinida, no obstante lo cual Antonio Corredera viene diciendo que la municipalidad de Santa Rosa avanzó sobre sus derechos y además manifestó que el intendente Leandro Altolaguirre incurrió en abuso de autoridad.

¿Y entonces?
Finalmente ayer Antonio Corredera fue recibido en la comisión de Obras Públicas, y pudo observar que hay consenso entre los ediles para pedirle a Comercio que habilite nuevamente La Recova. “Es inconcebible que no lo haga, porque yo tengo la posesión del inmueble, tengo las llaves… no sé por qué la municipalidad pretende ingresar en un terreno jurídico, cuando se trata de un ente administrativo”, agregó.
Los ediles se muestran dispuestos a que se habilite el comercio, y ponen énfasis en que se trata de la esquina más céntrica que, por ahora, ofrece un aspecto verdaderamente muy feo en un sitio neurálgico de la ciudad.

Un dictamen niega derechos
Un escribano (Francisco Holtz, titular del Registro Notarial número 02 del Departamento Capital de esta provincia), emitió un dictamen profesional, realizando un análisis técnico-jurídico de los asientos registrales efectuados por el Registro de la Propiedad Inmueble de La Pampa en relación con la esquina donde se ubica La Recova.
En sus conclusiones señala que “el actuar del Registro de la Propiedad Inmueble ha sido contrario a los principios generales del Derecho Registral Argentino, habiéndose creado de oficio, sin requerimiento de parte alguna, un asiento registral que reconoce como antecedente jurídico un negocio nulo que, de ser eficaz, tampoco sirve de causa al derecho real del dominio”.
Señala que ese organismo “ha fundado su inscripción en la minuta rogatoria de una escritura declarada nula de nulidad absoluta, desnaturalizando el principio de tracto sucesivo abreviado, y confiriendo a ese formulario administrativo carácter de ‘título’ al dominio (…). Se evidencia la nulidad de la cesión de derechos que realizaran los legatarios de Nazario Camarero a favor de Ortiz Cereceda por dos razones de orden público, que debieron ser advertidas por el oficial calificador, rechazando in límine el trámite”.
Agrega el escrito del escribano Holtz que “el señor Ortiz Cereceda careció en todo momento de derecho real sobre el inmueble en cuestión, siendo mero cesionario de una cesión nula. Sus sucesores también carecen de derecho real alguno sobre el bien en cuestión, siendo imposible la transferencia del porcentaje indiviso que figura inscripto a su nombre por no contar con título al dominio”.