Piden “cabinas sanitarias”

El diputado Hugo Pérez (Frepam) pretende que el Ejecutivo Provincial facilite la instalación de “cabinas sanitarias” y gabinetes bromatológicos en aquellas localidades que no las tengan, con la finalidad de proveer mejores controles alimenticios. Señaló que esto debe ser financiado por la Provincia.
El legislador presentó durante la semana un proyecto en ese sentido en la Cámara de Diputados. Pretende que a través de las áreas competentes, la Provincia controle en cada jurisdicción los alimentos que son introducidos desde otros centros de producción, para garantizar que no pierdan aptitud y calidad en el transporte y almacenaje higiénico-sanitario.
Mediante esta presentación, el dirigente radical quiere que el gobierno provincial trabaje sobre un programa que coordine un reglamento uniforme de funcionamiento, la capacitación del personal y la asignación y distribución de recursos. Santa Rosa y General San Martín son algunas de las jurisdicciones que ya tienen las “cabinas sanitarias”.
Las comunas, a través de la Ley Orgánica de Municipalidades y Comisiones de Fomento, tienen la facultad para cuidar la salud de su población mediante funciones preventivas que deben ejercer con controles sanitarios sobre la elaboración, expendio y condiciones de consumo de las sustancias alimenticias, incluidos los productos de origen animal destinados al consumo. Esto incluye a mercados y demás lugares de acopio de frutas y productos.

Prevención.
El diputado Pérez manifestó en sus fundamentos que esas funciones asignadas a los municipios “imponen la necesidad de que se instrumenten a nivel local los mecanismos idóneos pertinentes para garantizar, a través de los debidos controles, las condiciones higiénico-sanitarias de los productos alimenticios que se distribuyen al consumo, sean estos elaborados dentro del propio ejido municipal o no”.
Indicó, además, que el Código Alimentario Argentino establece las condiciones que se deben cumplir para la elaboración y fraccionamiento de los productos alimenticios, a fin de permitir la circulación, expendio y comercialización de los mismos. El cumplimiento de esta normativa debe ser controlado por la autoridad de la Cámara de Diputados.
El legislador señala también que, sin desconocer las competencias de cada municipio, es necesario que la mayor eficacia del control sea responsabilidad de la Provincia, quien incentive la instalación de “cabinas sanitarias”.