Piden interpelación a Torres

BERHONGARAY PRESENTO PROYECTO POR ROTURAS EN EL ACUEDUCTO

Tras la última salida de servicio, el diputado Martín Berhongaray (Frepam – UCR) presentó ayer un pedido para que la Legislatura convoque al presidente de Aguas del Colorado, Néstor Anselmo Torres, para que brinde un informe sobre el motivo de las roturas que sufre el Acueducto del Río Colorado en forma reiterada. Berhongaray quiere saber si coinciden con el tramo que hizo la empresa de Victorio Américo Gualtieri, y si el ducto está en condiciones técnicas de soportar la futura extensión hasta el norte de la provincia. También, si la Municipalidad de Santa Rosa tiene intenciones de demandas por “daños y perjuicios” a Aguas del Colorado o a las constructoras del Acueducto.
La intención del diputado Berhongaray es que Torres concurra a las comisiones parlamentarias de Ríos Interprovinciales y de Ecología para dar explicaciones sobre “las recurrentes interrupciones en la provisión del agua potable conducida por el Acueducto del Río Colorado”, según el proyecto presentado ayer. Allí solicita información de detalle sobre todas las roturas y/o interrupciones del servicio prestado por el acueducto del río Colorado desde su habilitación”; el lugar, fecha y motivo de cada una; tiempo que demandó la reanudación del normal funcionamiento, y “si en alguna oportunidad la empresa Aguas del Colorado SAPEM indemnizó a las municipalidades y/o Comisiones de Fomento afectadas por los inconvenientes generados”.
En la segunda tanda de preguntas, Berhongaray indaga por el sector donde se originan los problemas. Pregunta si los sitios en que ocurrieron los desperfectos “corresponden a la traza construida por la empresa Victorio Américo Gualtieri SA”, o si se inscriben “dentro del tramo ejecutado por las firmas Techint-Skanska”; si los sitios de roturas o corte “coinciden con los tramos donde no se practicaron pruebas hidráulicas”, y si estas responden, eventualmente, a “la falta de realización de los correspondientes estudios sobre la resistencia del suelo”.
Por último, la pregunta clave en este momento: “Si en el estado actual de la obra, la firma Aguas del Colorado SAPEM puede asegurar un adecuado funcionamiento cuando se construya el segundo tramo hacia el norte de la provincia”. Para muchos, la respuesta es no.

Santa Rosa.
El proyecto de Berhongaray incluye un apartado dirigido a la Municipalidad de Santa Rosa, la urbe que más ha sufrido las salidas de servicio del Acueducto. En primer lugar pregunta si el Departamento Ejecutivo Municipal santarroseño “evalúa la posibilidad de iniciar reclamos judiciales por daños y perjuicios a las empresas constructoras, técnicos a cargo de la obra, inspectores y otros directamente involucrados”, y en segundo, si analiza una acción similar pero contra Aguas del Colorado “por los perjuicios ocasionados a los vecinos de Santa Rosa”.

Una sexta parte.
En su proyecto, Berhongaray recordó que en un artículo publicado por este diario el 4 de octubre de 2013, Néstor Anselmo Torres, presidente de la firma Aguas del Colorado, había afirmado que “el ducto tiene actualmente una capacidad máxima de transporte de 0,66 metros cúbicos por segundo (660 litros/segundo), pero que está funcionando a la mitad” de su potencial. Esto implica que “conduce sólo 0,33 metros cúbicos por segundo”, precisó.
“Si transportando la sexta parte de esos 2000 litros por segundo se producen roturas y desperfectos, es difícil convencerse que cuando deba conducir mayores volúmenes de agua para cumplir con el abastecimiento de la segunda etapa prevista, no se agudicen estos inconvenientes”, reflexionó el legislador.