Piden sumar lotes para destinar a fines sociales

INGRESO AL CONCEJO UNA NOTA PARA AMPLIAR EL EJIDO URBANO

Liliana Robledo, presidenta del CD, dijo “no entender” porqué el proyecto no fue aprobado ya que los servicios básicos pasan por enfrente de los lotes, ubicados entre los barrios Villa Amalia y Néstor Kirchner.
En medio de la discusión por la falta de terrenos y con el marco de la especulación inmobiliaria detrás de la tierra, una vecina de la ciudad le pidió al Concejo Deliberante de Santa Rosa que se incorporen lotes de su propiedad al ejido urbano para, después, destinarlos a fines sociales y a la construcción de viviendas con programas como el Procrear.
El pedido expreso que ingresó el jueves al cuerpo deliberativo está firmado por Stella Maris García, quien en su condición de “vecina, ciudadana y propietaria de un inmueble rural ubicado sobre el borde del radio urbano, en la zona este de la ciudad, sobre la avenida Palacios”, solicita incluir el lugar en la zona de ampliación del radio urbano.
García pide incluir los lotes con “rango de zonificación definida (R3)”, en un área comprendida entre la avenida Palacios, Nicanoff, Plumerillo, Floricel Pérez, Liberato Rosas y continuación de calle Niotti.
En la sesión de jueves se acordó llamar a una audiencia pública para discutir la ampliación del ejido urbano capitalino. García recordó que el proyecto que se impulsó y aprobó en el CD “incluía esa parte del inmueble”, pero después el Departamento Ejecutivo “hizo modificaciones postergando dicha zona para el futuro”, es decir que la calificó como AUF (Ampliación Urbana Futura), por lo tanto desde el Municipio pueden “denegarlo o postergarlo”.

Servicios.
La presidenta del Concejo Deliberante, Liliana Robledo, habló sobre dicho pedido y dijo “no entender” porqué el proyecto no fue aprobado ya que los servicios básicos pasan por enfrente de los lotes, que en principio serían unos 300 y están entre los barrios de Villa Amalia y Néstor Kirchner.
“Ingresó al Concejo un pedido expreso de Stella Maris y sabemos que ella tiene una visión social de la tierra, y los pondría (a los terrenos) a disposición del Procrear y de quienes lo necesiten. Sus lotes quedan en medio de dos barrios, entonces tiene los servicios que cruzan por el frente, por eso no entendemos porqué quedó afuera”, lamentó Robledo en una entrevista con Radio Noticias.
Desde la gestión del intendente Luis Larrañaga se presentó un proyecto para ampliar el radio urbano de la ciudad hacia el sur, vinculándolo con Toay. En ese sentido, García recordó en su nota que en esa zona propuesta existen “graves dificultades para resolver desagües pluviales y servicios básicos sanitarios, para cuya ejecución se requieren obras muy costosas y, por su envergadura, imposibles de resolver”.

Ventajas.
García, que contó con el asesoramiento del ingeniero Carlos De la Fuente, enumeró las ventajas que posee la zona residencial que buscar incluir en el ejido, en la cual hay “asfalto, luz, cloacas y gas natural”. También apuntó que el lugar “no es inundable y posee un declive natural pronunciado” desde Palacios a Liberato Rosas, lo que no genera ningún cuenco que produzca anegamientos.
La urbanización también generaría calles de entradas y salidas en los barrios ya instalados y también recordó que pese al crecimiento de la zona hacia la ruta nacional 5, “desde hace 20 años no se han producido nuevos fraccionamientos”.
Según la iniciativa, también se solucionarían problemas de infraestructura en relación al drenaje de lluvias y la captación de residuos cloacales en Villa Navarro Sarmiento, Villa Amalia, Villa Martita, Colonia Penal y un sector de Villa Alonso. Se construiría una red cloacal a continuación de la calle Nicanoff mientras que “lo único que falta realizar” es un nexo de gas de 300 metros.
García solicitó “el inmediato fraccionamiento” para dar respuesta a la demanda de terrenos aptos para la construcción de viviendas, “con los beneficios sociales, ambientales y urbanísticos que aporta la óptima ubicación y condiciones topográficas del inmueble de referencia”.