Policía de La Pampa en la investigación

HOMICIDIO DE LA ADOLESCENTE CHIARA PAEZ EN RUFINO

La Policía de Santa Fe recurrió a la Policía de La Pampa para esclarecer el homicidio de Chiara Páez, una adolescente que fue encontrada muerta en la noche del 11 de mayo en Rufino, Santa Fe. El cuerpo de la joven estaba enterrado en el patio de la casa del novio.
La labor de pampeanos estará dedicada al peritaje de celulares y otros soportes tecnológicos. “Se realizaron contactos con las policías de las provincias de Córdoba y de La Pampa, para solicitarles colaboración en los análisis que se realizarán a los teléfonos celulares secuestrados”, detalló el fiscal Mauricio Clavero, que investiga el homicidio.
Clavero explicó que policía de La Pampa cuenta con un equipamiento de última tecnología “que permite trabajar sobre los equipos celulares y establecer, con un margen de error de tres metros, el recorrido que hizo el propietario mientras llevaba consigo el teléfono, y también permite saber el tiempo que estuvo en un lugar cada vez que se detuvo”.
En la causa por el asesinato de Chiara Páez están imputados el novio de la joven, quien confesó el crimen, su madre y su padrastro, acusados como partícipes necesarios de los delitos de homicidio agravado por el vínculo, femicidio y aborto no consentido por la víctima.

Unidad.
El equipamiento por el que varias policías provinciales recurren a La Pampa forma parte de la Oficina de Análisis de Datos que es conocida como la “DAT”. A cargo de esta repartición se encuentra el subcomisario Olguín, uno de los más experimentados oficiales en materia de tecnología en la provincia.
Si bien el software para trabajar con celulares y computadoras fue adquirido hace 3 años, hace 10 meses nuestra provincia recibió una actualización necesaria para trabajar sobre smartphones y tecnología 3G y 4G. Estos implementos permiten, por ejemplo, seguir movimientos e itinerarios recurrentes de aparatos celulares, establecer lugares y horas de activación y recuperar archivos incluso que hayan sido eliminados. “En síntesis, a partir de un análisis de los celulares se puede conocer el antes y el después del delito, y lo que es más importante aún, se pueden prevenir”, dijo una fuente policial. Y concluyó: “La apertura y el seguimiento de teléfonos siempre tienen que ser ordenados por un juez de control”.

Una pista por un pendrive
La semana pasada, en un allanamiento donde se recuperaron elementos mal habidos, fue encontrado un pendrive que no contenía información visible. Sin embargo -y gracias al software de la DAT- los archivos que habían sido eliminados por los delincuentes fueron recuperados: en total había más de 1.000 fotos familiares y hasta un curriculum vitae. “Gracias a esta información, la familia pudo recuperar varios elementos, entre ellos una moto, que les habían robado días atrás. Y lo mejor es que pudieron reconocer a los autores del hecho”, concluyó un efectivo.