Por presidencia del TdC, a la Justicia

EL FREPAM PLANTEARA NULIDAD DE SISTEMA DE DESIGNACION

El gobernador Carlos Verna dijo en una conferencia de prensa previa a asumir que el cargo sería para la oposición; pero al ponerse ahora en marcha el concurso para la presidencia del Tribunal de Cuentas la situación parece haber cambiado. Lo que le quedaría a la oposición es elegir de una terna de tres postulantes que el Consejo de la Magistratura deberá elevar al Poder Ejecutivo. La convocatoria para la presidencia del TdeC está abierta, y por eso el Frepam impugna la metodología y anticipa que irá a la Justicia. A la sazón el cuestionamiento es a Eduardo Fernández Mendía en su calidad de titular del Consejo de la Magistratura.
El diputado Martín Berhongaray -quien no obstante no pareciera estar de acuerdo con que el cargo sea para la oposición-, salió a expresar la objeción al sistema que se está utilizando, y así lo señaló en diálogo con este diario.
-¿En qué quedaron los cuestionamientos que hizo al procedimiento de designación del Presidente del Tribunal de Cuentas?
-Ya se lo dije en la nota que le envié al ministro del Superior Tribunal, Eduardo Fernández Mendía. Le dije que si insistían en convalidar un camino que es abiertamente contrario a lo que dice la Constitución, íbamos a pedir la nulidad de la convocatoria al concurso. Como no nos dieron ninguna respuesta y vemos que siguen avanzando con una situación que es manifiestamente ilegal, estamos en la obligación de hacer el planteo judicial.
-¿Por qué no es procedente la intervención del Consejo de la Magistratura en este caso?
-Porque se lo prohíbe el artículo 92 de la Constitución, y también la ley del Consejo de la Magistratura. Son muy claras estas dos normas. Cuando fracasan dos llamados a concurso, el Poder Ejecutivo es quien tiene que hacer la designación con el acuerdo, es decir, con la aprobación de al menos las dos terceras partes de la totalidad de la Legislatura. Es decir se necesitan, al menos, veinte votos positivos para designar al futuro presidente del Tribunal de Cuentas.
-Antes fracasaron dos llamados a concurso.
-Sí, absolutamente. Tan claro está que hace unos años se rechazó el pliego del contador Roberto Vassia porque no obtuvo los veinte votos. Consiguió catorce votos a favor y once en contra, y todos los legisladores que hablaron en esa sesión coincidieron que de ahora en más el presidente del Tribunal de Cuentas necesitaba ser aprobado por una mayoría especial de dos tercios.
-Y qué cambió para que ahora la designación se realice con intervención del Consejo de la Magistratura?
-Nada cambió, por eso esa intervención es ilegal. Está prohibida. El Consejo de la Magistratura no tiene nada que hacer en esa designación.
-Piensa que ofrece mayores garantías que se exijan los dos tercios de los votos de la Legislatura al concurso ante el Consejo de la Magistratura?
-No es sólo una cuestión de mayores garantías. Es la solución que impone la Constitución y la ley. El camino del concurso ante el Consejo de la Magistratura es un camino abiertamente ilegal. Ahora hablando en términos generales, mientras el oficialismo siga teniendo una presencia excesiva en el Consejo de la Magistratura y lo siga dominando, van a seguir faltando las garantías de imparcialidad en los procedimientos de designación.
-¿Quién va a formalizar el planteo judicial?
-Seguramente todo el bloque del Frepam.
-¿La oposición debe designar al presidente del Tribunal de Cuentas?
-Yo pienso que hay que cumplir a rajatabla con lo que manda hacer en estos casos la Constitución, que significa que el Poder Ejecutivo propone al candidato y la Cámara lo vota con una mayoría especial de al menos veinte legisladores. Esa situación por supuesto le da una participación determinante a la oposición, porque el oficialismo solo no llega a esa cantidad de votos. Eso obliga a generar un gran consenso para designar al presidente del Tribunal de Cuentas, y es muy saludable que así sea porque estamos hablando de la cabeza del máximo órgano de contralor de la provincia.

Compartir