¿Por qué echan al jefe condecorado hace una semana?

POLICIA SIN BRUJULA

Hace exactamente ocho días, la Policía de La Pampa celebraba su 130º aniversario en la avenida Spinetto con desfile y banda militar. Era un día caluroso, casi primaveral, una jornada que el comisario Fabián Cortés iba a recordar por siempre, sobre todo porque el Gobierno Provincial iba a entregarle una plaqueta por sus méritos al frente de la División Toxicomanía.
Al momento de las distinciones, el locutor resaltó su efectividad y compromiso. Dijo también que había descubierto uno de los mayores cargamentos de droga en la historia provincial de la lucha contra el narcotráfico. Ante un decena de fotógrafos, vestido de negro y con anteojos oscuros para contrarrestar el sol que encandilaba, el hombre recibió la distinción de manos de su jefe, el comisario Roberto Ayala. Como no podía ser de otra manera, se fue a su casa contento.
El lunes por la mañana, Cortés debe haber pensado que estaba de racha: después de varios allanamientos desbarató una banda que comercializaba cocaína y detuvo a tres hombres. Debe haber pensado que, a poco de retirarse, le quedaban todavía más plaquetas y una corona de laureles por sus fructíferas investigaciones. Pero se equivocó. Al día siguiente, el ministro de Seguridad le mandó a decir que quedaba fuera de servicio. ¿Qué pasó en el medio?
¿Qué hizo Cortés para que, en menos de una semana, Tierno pasara de aplaudirlo desde el palco a relevarlo sin demasiadas explicaciones? ¿Por qué hoy se teje un manto de sospecha sobre un hombre al que hace pocos días se lo presentaba como un héroe? Difícil saberlo, al menos hasta hora.

Ayala.
Ayer el jefe de la Policía, Roberto Ayala, confirmó que el apartamiento de Fabián Cortés fue ordenado por el ministro de Seguridad pero evitó dar detalles sobre los motivos. “No le puedo revelar los motivos, es una decisión del señor ministro. Cortés sabe los motivos, se los comunicamos”, dijo Ayala, ayer por la tarde frente a la Jefatura de Policía, mientras Cortés era formalmente notificado de su adelantado “retiro”.
-¿Qué opina de Cortés como policía?
-No voy a dar ningún tipo de opinión porque hay situaciones en las que no puedo abrir juicios de valor ni nada. Simplemente ahora hay una situación que la tenemos que hablar con el interesado que es él.
-Usted ha defendido a su policía, al trabajo de la policía. Usted conoce su trayectoria y fue quien lo designó el pasado 22 de diciembre…
-Correcto.
-¿Fue el procedimiento en el que se incautó un kilo y medio de droga el desencadenante de esta situación?
-Las razones no las voy a revelar. Momentáneamente no las vamos a revelar.
-Se inició algún sumario contra Cortés?
-Justamente eso es lo que tenemos que definir ahora. No puedo expresarme porque hay un sumario administrativo y soy yo el que tengo que resolverlo.
-¿Venía trabajando bien el Area de Toxicomanía?
-Sí, sí. Venía trabajando bien.

Cortés.
Como si el apellido hablara por sí solo, el comisario Fabián Cortés no manifestó ningún tipo de enojo ni encono con la Jefatura y el ministro que lo relegó. Para él la decisión de Tierno es simplemente un “retiro adelantado”.
“Quiero aclarar que no me acusaron de nada, no cometí ningún delito. No he sido desplazado, ni echado. No he robado ni nada. Tengo un legajo excelente. Ayer mi madre, a la que acaban de operar, me llamó muy compungida por lo que salió en los diarios. También recibí muchas manifestaciones de afecto”, dijo el comisario tras recibir la notificación que lo dejó afuera de la fuerza.
“Me sorprendió la medida. Yo me estaba preparando con un psicólogo desde hace un tiempo, porque no es fácil volver a casa después de 30 años de servicio. Con el ministro no tuve ningún cruce, ni discusión”, dijo el comisario, esquivando polemizar sobre el asunto.
-¿Sabe que estudian hacerle un sumario?
-No, nadie me acusó de nada.
-¿Y qué piensa hacer ahora?
-Estar con mi familia, con mi nieta. Tengo 47 años y soy un hombre joven. Soy montañista y sueño con escalar el Aconcagua.

Compartir