Postergan la declaración

MUERTE DEL CAZADOR

Finalmente los policías acusados por el crimen de Santiago Galiardi, ocurrido el domingo 24 de julio en Lonquimay, no declararon ayer como estaba previsto. La indagatoria, según la información suministrada por fuentes judiciales, se llevará a cabo en el transcurso de esta semana. Resta confirmar día y horario.
Como parte de la estrategia defensiva, el abogado de Fernando Safenreider y Norberto García decidió esperar los resultados de las pericias solicitadas por la fiscala Maria Cecilia Martiní, quien lleva adelante la investigación.
Los efectivos están acusados del delito de homicidio doblemente agravado, por ser policías y por usar un arma de fuego, como responsables del crimen del cazador piquense Santiago Garialdi, ocurrido en un camino rural ubicado entre Lonquimay y La Gloria.
El domingo cerca de las 21, la Ford F100 en la que viajaban cuatro cazadores de liebres oriundos de General Pico fue baleada por dos efectivos de la subcomisaría de Lonquimay en un camino vecinal cercano a la localidad de La Gloria. El resultado: Santiago Galiardi, de 38 años, resultó muerto, mientras que el conductor de la pick up, Andrés Casabonne, resultó con un disparo en el glúteo pero está fuera de peligro. Los dos efectivos fueron trasladados a Santa Rosa y se les inició en paralelo una investigación administrativa.
Cabe destacar que por redes sociales y distintos medios de comunicación, se filtró una conversación telefónica (se dijo erróneamente que era radial) previa al asesinato en donde el jefe de la Subcomisaría de Lonquimay, Pablo Trincheri, le dice al cabo Fernando Safenreider ? que tengan cuidado por el mal estado de la camioneta (Chevrolet S10) y les aconseja que “vayan con las balizas prendidas” para que los cazadores “se vayan a la mierda”.
“Vamos a ir despacio. Para que se vayan. Tampoco vamos a ir corriendo, si es una infracción nomás. No ganamos nada”, le responde Safenreider después de informarle que iban a salir a recorrer la zona rural tras el llamado de un productor que alertaba sobre cazadores furtivos.

Compartir