Preocupación por la deuda para comedores

El cúmulo de deudas que tiene la Municipalidad de Santa Rosa es el “talón de Aquiles” de la gestión Altolaguirre y dentro de esas obligaciones multimillonarias hay una que, especialmente, le preocupa u ocupa al secretario de Hacienda, Luis Evangelista: la que la comuna tiene con los proveedores y dentro de estos con los que asisten a los comedores.
Toda la atención de esa dependencia pasa por hacerse con los fondos para enfrentar esas deudas que totalizan 26 millones de pesos y, mientras tanto, se recurre a la “buena disposición” de los comerciantes para que “aguanten un tiempito, hasta que se normalicen un poco las cuentas”, según la descripción realizada por uno de los involucrados-acreedores en esta historia.
La semana pasada, la comuna recibió de Provincia para enfrentar el pago de sueldos y medio aguinaldo. Fueron alrededor de 20 millones de pesos, que sumados a una cifra similar de recursos propios (cobro de tasas) le permitió al intendente Altolaguirre superar el primer escollo que se le presentó a una semana de asumir el cargo.
Ahora, las autoridades santarroseñas aguardan volver a ser asistidas para el pago de la suma extra de cinco mil pesos, que Provincia abonará a sus activos el 14 de enero.
También para ese mes quedó postergada la liquidación municipal de las cargas previsionales, que son varios millones de pesos y que podrían pagarse semanalmente con la partida que con esa periodicidad recibe la comuna de la coparticipación provincial, ingresos de los que serán deducidos todos los aportes efectuados por ese concepto y anticipatoriamente (como para el pago de sueldos y aguinaldo) por la Provincia.

Moratoria.
Para enfrentar este panorama deficitario, Altolaguirre y Evangelista dispusieron una nueva moratoria para el pago de tasas, más la adecuación de las mismas en un porcentaje aproximado al fijado por la Provincia para sus impuestos (en el orden del 25 por ciento), aunque resta definir en cuáles hacer un mayor incremento habida cuenta la baja calidad prestacional de servicios fundamentales como en el sanitario (agua y cloacas).
En cuanto a la relación Provincia-Municipalidad, pese a las expresiones públicas del gobernador Verna y del jefe comunal capitalino, que dan una idea de trabajo conjunto para superar la crisis, han trascendido algunas objeciones desde la Casa de Gobierno por la “victimización excesiva” de Altolaguirre en cuanto a la herencia recibida.