Presentan proyecto para canjear lotes

UNA IDEA PARA INTEGRAR UN SECTOR DE LA CIUDAD A LA PLANTA URBANA

A veces hay ideas ingeniosas que pueden aparecer como un poco excéntricas, pero que podrían encerrar una solución. No obstante, muchas veces la burocracia actúa como freno para poder instrumentarlas.
El diputado Carlos Bruno (Frepam) propone que la Municipalidad de Santa Rosa gestione canjear siete hectáreas que Radio Nacional tiene sobre Avenida Palacios, por un terreno similar en cercanías del casco de la estancia La Malvina.
El legislador de cuño radical hizo esa proposición como un aporte, en el convencimiento “de que debemos salir de la negatividad”, y de pensar que “todo es culpa del otro y que cada día estamos peor. Por eso me animo a sugerir que todos nos pongamos a pensar cómo salir de esta situación. Hagamos desde nuestro lugar propuestas que quizá sirvan para cambiar”, sugirió.
El diputado dijo que de concretarse un canje como el que menciona se podrían dar dos cuestiones favorables: posibilitar a la municipalidad una recaudación importante con el loteo del terreno sobre Avenida Palacios; y por el otro integrar ese sector de la ciudad con el resto de la planta urbana. “Al Estado Nacional le daría lo mismo tener la radio en ese lugar, o en La Malvina”, apuntó.

Lotear y recaudar.
“Vemos que tanto el señor intendente cómo el secretario de Hacienda manifiestan que desde Provincia y la Nación no llegan todos los recursos que son necesarios para realizar las obras; y siendo así creo que se podría analizar la posibilidad de realizar un convenio (entre Nación, Provincia y Municipio), para que las aproximadamente 7 hectáreas que ocupa Radio Nacional -predio donde tiene la antena- sea canjeado por la misma cantidad de hectáreas en La Malvina”, expresó como idea.
Después puntualizó que “se podría trasladar la antena y la planta de la emisora y el municipio lotear las hectáreas donde hoy está la radio. Esto a mi entender, generaría varios beneficios: en primer lugar integraríamos ese sector con unos aproximadamente 120 lotes de 10 x 30 metros. Serían unas 120 nuevas referencias municipales; y en segundo lugar, si tenemos en cuenta que como mínimo cada lote en ese sector tiene un valor de u$s 60.000, tendríamos un ingreso de u$s 7.200.000 ( siete millones doscientos mil dólares ), que destinados a uso específico de infraestructura, creo nos ayudaría a paliar en gran parte la situación actual, sin estar dependiendo de los fondos provinciales y/o nacionales”.

No a la queja vacía.
Comentó que es habitual que “los vecinos de Santa Rosa nos quejemos a diario de lo deteriorada que está la ciudad, y lo cierto es que la desidia de tantos años y la falta de inversión en obras estructurales hacen que hoy tengamos la ciudad que tenemos”, concedió lugar a los reproches.
Agregó Bruno que “nos quejamos con justa razón, pero también debemos reconocer que no toda la responsabilidad es de esta gestión. Es cierto que todos sabíamos cómo estábamos, pero creo que debemos salir de este círculo vicioso de echarnos las culpas unos a otros y entender que cambiar y recuperar la ciudad que queremos es responsabilidad de todos: de los funcionarios, de los empleados y de los vecinos que debemos pagar nuestras tasas municipales para que se pueda no solo pagar los sueldos, sino también invertir en obras”.

Arbolado urbano.
En línea con lo apuntado anteriormente, Carlos Bruno señaló que en la municipalidad se debe llevar adelante una inexorable campaña de forestación. “Atento a que estamos llegando a la época adecuada para realizar forestaciones es que acerco la siguiente propuesta: hay especies forestales que son demandantes de gran cantidad de agua y teniendo en cuenta el problema que tenemos con las napas habría que empezar a colocar las especies adecuadas que ayuden a descomprimirlas”.
“Es sabido que se sacaron muchos árboles en calles de nuestra ciudad -siguió-, principalmente en el centro, y por eso propongo una campaña agresiva de forestación con árboles de especies que sirvan para descomprimir las napas; y además podría ayudar a recuperar la forestación que se ha ido perdiendo a través de los años”.
Bruno destacó que de manera alguna pretende imponer nada, sino que “son simples ideas de un vecino de la ciudad. Se deben pensar alternativas, y yo aporto este par de ideas; aunque hay muchas otras”, concluyó.