Preventiva por estafas

"EL CUENTO DEL NIETO"

El juez de control Mauricio Federico Piombi por pedido del fiscal general Guillermo Sancho, formalizó la investigación fiscal preparatoria en tres legajos contra Enrique Carlos Osvaldo Albarracín, en orden a la presunta comisión del delito de estafas reiteradas (artículo 172 del Código Penal), en perjuicios de tres mujeres por un total de 46.000 pesos y 9.850 dólares. Además dispuso su prisión preventiva por un plazo de 30 días, que concluirá el 29 de abril.
Los hechos imputados a Albarracín habrían ocurrido el 1 y 2 de marzo y con un modus operandi similar: hizo “el cuento del nieto”. En todos ellos habría llamado telefónicamente a las víctimas, mujeres de 69 años en un caso y de 83 en los otros dos, diciéndoles que era el nieto y que una persona -empleado o gerente de un banco- pasaría a buscar el dinero por sus domicilios. Luego se presentó y se fue con el dinero.
La primera vez habría actuado solo y guardó la plata en una mochila; la segunda se marchó en un auto pequeño gris junto a otra persona; y en la tercera se presentó acompañado por dos personas. Albarracín es un soldador de 30 años que vive en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
En la audiencia además de solicitar la formalización por los tres hechos, Sancho requirió la realización de una rueda de reconocimiento, la apertura de cinco celulares secuestrados “a los efectos de conocer todas las llamadas entrantes y salientes y mensajes de texto”, y su prisión preventiva “hasta que se efectúen las pruebas probatorias solicitadas” por considerar que existe peligro de obstaculización a la justicia y de fuga. Asimismo el Ministerio Público Fiscal informó que el imputado -que fue detenido junto a una hermana y un hermano en Catriló- permanece a disposición de una fiscalía y un juez de garantías de Trenque Lauquen por hechos aparentemente similares.
El defensor oficial Pablo Maldini se dio por notificado de la formalización y de la calificación legal provisoria, y se opuso a la prisión preventiva porque fue pedida sin plazos, pudiendo ser muy extensos, y requirió que sea por un término limitado. Piombi, tras escuchar a las partes, la fijó en 30 días.
Además el juez hizo lugar a los requerimientos del Ministerio Público Fiscal y ordenó la rueda de reconocimiento y la apertura de los celulares. También solicitó que Albarracín sea alojado en la alcaidía.