Preventiva para José Maidana

El juez de Control Néstor Ralli impuso ayer una prisión preventiva hasta la finalización del proceso a José Maidana, el muchacho de 33 años que durante la noche del lunes golpeó brutalmente a su padre en la plaza ubicada frente a la Cámara de Diputados. El padre, que también se llama José Maidana, se encuentra en el hospital de Realicó en grave estado. “El hombre no ha mostrado ninguna evolución desde el momento en que lo internaron. El hematoma cerebral que le produjeron los golpes, le ha generado una muerte cerebral. Se espera el peor desenlace ya que solo un milagro podría salvarlo. El paciente está muy mal de salud”, dijo ayer una fuente judicial abocada a la investigación de la causa.
En la audiencia de formalización celebrada ayer en el Centro Judicial de Santa Rosa, el imputado, José Maidana hijo desistió de su derecho de hacer declaraciones y se mantuvo en silencio. Su patrocinador es el defensor oficial Pablo de Biassi mientras que el fiscal de la causa es Máximo Paulucci. “La prisión preventiva impuesta por el juez Ralli puede ser reexaminada y dependerá de la evolución o no del hombre herido. La carátula del caso también va a depender de varios factores, puede ir de ‘lesiones graves’, ‘tentativa u homicidio agravado por el vínculo’ u ‘homicidio preterintencional’. Este último caso está detallado en el artículo 81 inciso b del Código Penal y se aplica en casos en que una persona le provoca la muerte a otra pero con un medio que no era esperable”, dijo una fuente judicial.

No comprende.
La actitud de Maidana hijo ayer en la Ciudad Judicial fue extraña. Los investigadores del caso piensan que el muchacho no comprende bien lo que ha hecho. “Padre e hijo estaban en situación de calle y paraban en la placita frente a la Terminal. Minutos después del traslado al hospital, recorrimos el lugar y encontramos una botella de bebida alcohólica, lo que nos da la pauta que habían estado consumiendo. Horas después, en sede policial se le hizo el examen de alcoholemia al hijo y dio positivo. Lo raro es que la detención se produjo en el hospital, ya que el agresor había acompañado a su padre hasta allí en la ambulancia. Es más, el muchacho pregunta a los policías de la Primera a cada rato cómo está su padre”, añadió la fuente.
Hasta el momento hay solo un testigo directo de la golpiza que deberá prestar su testimonio cuando la Justicia lo disponga. “El hombre vio todo en el momento exacto y avisó a la policía”, concluyó.