Prisión por un abigeato

El juez de audiencia Carlos Besi condenó a Jorge Eduardo Torres a dos años de prisión de cumplimiento efectivo, por ser autor del delito de abigeato. Lo hizo por intermedio del procedimiento de juicio abreviado.
La instancia fue convenida entre el fiscal Carlos Ordas, la defensora oficial Mariel Annecchini y el propio imputado, un empleado rural de 35 años que aceptó su culpabilidad. La víctima, el propietario del campo donde trabajaba Torres en el momento del hecho, consintió esa vía.
Torres fue hallado culpable “de haber dado muerte y faenado un animal vacuno perteneciente al predio rural ‘El Charo’, ubicado en la ruta provincial 11, en circunstancias en que se desempeñaba laboralmente en el lugar; habiendo sido constatado por su propietario el 10 de marzo de 2014, en horas de la tarde, quien encontró las vísceras del animal en proximidades de un corral de dicho predio. Quedó debidamente probado que hubo, por parte del sometido a proceso, una clara y manifiesta intención de apoderarse ilegítimamente de un animal vacuno, previo darle muerte y faenarlo, en circunstancias en que dicho ganado se encontraba en el establecimiento rural denominado ‘El Charo'”.
Se detalló que “realizado un registro domiciliario en la vivienda del imputado, el mismo día en que se realizara la denuncia, se encontraron en una vivienda contigua, trozos de animal vacuno depositados en un freezer”, dijo Besi en el fallo.