Prisión domiciliaria para el joven que protagonizó raid delictivo

El juez Mauricio Piombi formalizó ayer al mediodía a Gustavo Ariel Conde por dos legajos: hurto en grado de tentativa y hurto simple. El acusado ya había cumplido una pena anterior y al momento de los hechos gozaba del beneficio de la condicionalidad; le dieron preventiva domiciliaria, supeditado a salidas médicas.
En horas del mediodía de ayer y en la sala 2 de la Ciudad Judicial, el juez Piombi formalizó al acusado, Gustavo Conde, por los dos delitos que se le imputan, dado el raid delictivo protagonizado el pasado jueves. En representación del MPF estuvo el fiscal Carlos Ordás y como defensor oficial de Conde lo hizo el letrado Martín García Ongaro.
La formalización se concretó luego del relato del raid delictivo que Conde protagonizó con una mujer, identificada como Anabela González. El mismo jueves 12, Conde habría ingresado a robar en la firma Colombraro, aunque el robo no se consumó por la rápida actuación policial. El hecho fue caratulado como "hurto en grado de tentativa".
Posteriormente, ingresaron a una ferretería cercana y se llevaron una remachadora. Este hecho fue caratulado como "hurto simple". Seguidamente, en un comercio de la calle Quintana, el acusado sustrajo una tabla de planchar, que también fue recuperada. Por último, sobre la calle Raúl B. Díaz al 200, los dos implicados sustrajeron una batidora y una "mini-pymer", elementos que aún no fueron hallados. Luego se dieron a la fuga.
Tras relatar el raid, Ordás recordó que Conde ya contaba con antecedentes. Había cumplido tres años de prisión y ahora se encontraba gozando del beneficio de la libertad condicional. El fiscal mencionó que la pena que se imponga será de efectivo cumplimiento y entendió que le será revocada la libertad condicional.
Dicho esto, solicitó la prisión domiciliaria, contemplando las condiciones particulares de salud del acusado, que tiene muy disminuida su visión. El pedido del fiscal obedeció a la detención hasta la finalización del proceso de investigación.

Defensa.
Por su parte, García Ongaro entendió que la pena que se imponga a su defendido será de efectivo cumplimiento y ratificó lo expresado por Ordás, en cuanto a las salidas que deberá realizar Conde a diversos centros de salud.
Finalmente, Piombi hizo lugar al pedido del fiscal y le imputó, en dos legajos, los delitos provisorios bajo las carátulas de "hurto en grado de tentativa" y "hurto simple". Finalmente, impuso la medida bajo la figura de contralor de la Seccional Segunda, por cuestiones de jurisdicción.