Procuradores y fiscales defienden a Bongianino

Los procuradores generales de veintidós provincias argentinas salieron ayer en defensa de su par pampeano, Mario Alberto Bongianino, quien atraviesa un proceso de juicio político, como consecuencia del desenlace fatal del caso Sofía. El vocero de los funcionarios, Eduardo Quattropani, afirmó que no vinieron a La Pampa para hacer una defensa corporativa del jefe de los fiscales, sino a respaldar la continuidad del nuevo Código Procesal Penal, vigente hace dos años, por el cual se pasó de un sistema "inquisitorio" en que el juez investigaba y juzgaba, a uno "acusatorio", donde los fiscales instruyen las causas.
Los visitantes ofrecieron una rueda de prensa ayer a las 19 en Oliver 85. Allí se realizaron durante dos días, miércoles y jueves, las asambleas extraordinarias del Consejo Federal de Política Criminal de los Ministerios Públicos de la República Argentina y del Consejo de Procuradores, Fiscales, Defensores y Asesores Generales de la República Argentina. Quattropani, procurador general de San Juan, preside el primero de los organismos.
Ante la prensa, explicó que venían como padres y madres, conmovidos por el caso Sofía; como personas respetuosas de las instituciones de La Pampa y sobre todo de la Legislatura; y sin intención alguna de realizar una defensa corporativa del procurador. "Acá está en juego mucho más que el cargo de Bongianino", dijo.

Avanzar o retroceder.
¿Por qué? Recordó que hace poco La Pampa dejó atrás el "sistema inquisitorio" y pasó a otro, acusatorio, que es la investigación fiscal, algo que consideró un avance. "Acá de lo que se trata es de si la provincia va a retroceder veinte años o va a seguir adelante, progresando en la investigación fiscal. Cuando pasa un hecho desgraciado como este, el sistema de responsabilidades pierde lógica y parece que hay que arrasar con la cabeza de alguien para dar una satisfacción, para pagar una deuda que, aparentemente, el sistema tiene con la comunidad", dijo.
Ese, según el criterio de los procuradores, sería el camino de cambiar algo para que nada cambie. "Si hacemos esto, habremos violado y habremos matado a la menor otra vez", afirmó.
Aunque aclaró que no acusaba al poder político de la provincia, sino a un defecto del sistema y a la problemática de un país donde no siempre están los recursos necesarios, remarcó que en La Pampa, antes de la implementación del nuevo Código Procesal Penal había veinte fiscales, cifra que no se incrementó tras el cambio.
En cuanto a las críticas que recibió Bongianino, Quattropani aseguró que tácitamente le están exigiendo que tenga una serie de responsabilidades y atribuciones que, si las tuviera, irían en contra de la Constitución y del sistema republicano y democrático vigente. En ese sentido, recordó que los procuradores no puede imponer a los fiscales de primera instancia y a los fiscales generales las líneas de acción en una determinada causa. "Ellos actúan por mandato de la ley, no de Bongianino", dijo.

"No veo error".
En otro tramo de la rueda de prensa, el procurador sanjuanino aseguró que la muerte de Sofía no era una cuestión que pudiera evitar el Poder Judicial de La Pampa. "La prevención es (responsabilidad) del Poder Ejecutivo y la investigación es del Poder Judicial. El Poder Judicial actúa una vez que se ha cometido el delito", afirmó.
Aseguró que en el caso de la niña piquense nunca se investigó la hipótesis del abuso sexual, sino hasta el hallazgo del cadáver en la casa de Juan José Janssen, actualmente detenido, acusado de los delitos de secuestro, violación y homicidio. "Nunca existieron variables en el expediente que permitieran entender que se estaba frente a un delito sexual. Yo no veo error en la investigación", sostuvo.
Otro de los aspectos en que dejó a salvo a Bongianino fue en el de la designación de la fiscal sustituta Noelia Alfonso, quien investigó el caso. "La fiscal sustituta en La Pampa se nombra por una lista presentada por el Superior Tribunal de Justicia (STJ) a la Honorable Cámara de Diputados y ésta designa a una fiscal que se llama sustituta pero que en definitiva va a trabajar como fiscal. Esto escapa al dominio del procurador, quien no tiene ninguna intervención, salvo una vista no vinculante", opinó.
Para reforzar sus dichos, recordó que luego de conocido el desenlace del caso Sofía, la fiscal Alfonso volvió a formar parte de una lista de aspirantes a fiscales sustitutos, lo cual, a juicio de Quattropani, indicaba que los poderes públicos de la provincia de La Pampa habían definido que tenía la capacidad suficiente para ser fiscal.
Más fiscales y más dinero
"No hay sistema que aguante si junto con la decisión política de implementar un sistema no está la decisión económico financiera", dijo Quattropani. El presidente del Consejo Federal de Política Criminal de los Ministerios Públicos habló de las falencias que tienen los sistemas acusatorios, como el vigente en La Pampa, aunque insistió en que no atribuía esas fallas al poder político.
"No es posible que las mismas personas investiguen un robo, un hurto, una usurpación, una violación seguida de muerte y un delito en la administración pública. Hace falta capacitar de un modo distinto al que va a investigar uno u otro delito. Para eso hay que tener la cantidad necesaria de fiscales y el dinero suficiente para comprar los instrumentales. Eso no lo ha hecho ninguna provincia de un día para el otro", dijo.
La Pampa inició el nuevo sistema al mismo tiempo en todo su territorio y para todos los delitos. El camino elegido por el poder político local, dijo, fue el más complejo, pero el que él hubiera elegido para evitar que coexistan dos sistemas a la vez en un mismo distrito.

Testigos a pedir de Bongianino
Algunos legisladores de la oposición advierten a esta altura del juicio político que se sigue al procurador general Mario Bongianino que en algo pueden haber fallado: concretamente al trazar cuál iba a ser su desempeño en el proceso. Uno de ellos admitió por lo bajo que hay un cierto desconcierto en los diputados del Frepam, porque ante la negativa de que se citara a todos y cada uno de los testigos que ellos proponían en la Sala Juzgadora, pecaron al menos de una cierta ingenuidad. ¿Creyeron en el planteo que deslizaron los diputados del oficialismo mientras se desarrollaban las audiencias en la Sala Acusadora?
Allí se habría deslizado -desde el PJ- que en la Acusadora no habría presencia de la prensa, y que las deliberaciones iban a ser poco menos que secretas; y que en todo caso habría más amplitud en la Juzgadora, en la cual las audiencias serían públicas y se permitiría una citación amplia de testigos. Salvo lo primero, lo último no sucedió, y por el contrario el defensor de Bongianino se permitió dejar constancia que los testigos que pasaron por la Acusadora no podían volver a ser interrogados en la Juzgadora.

¿Estrategia? A medias.
Así se cerraron las puertas para una estrategia que el Frepam había trazado a medias: esto es, al no hacerse lugar a lo que sus diputados pidieron -la declaración de buena cantidad de testigos que tuvieron que ver en la investigación para hallar a Sofía- se quedaron inermes y sin rumbo en la causa.
El testimonio de ayer del procurador general de Salta, Pablo López Viñals; el de San Juan, Eduardo Quattropani; y la procuradora general de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires, María del Carmen Falbo, no hace más que abonar esa teoría.
Los frepamistas se negaron a que esos procuradores de otras provincias fueran testigos, pero ayer fueron los únicos que preguntaron a los visitantes. Los del PJ, en tanto, aparecen hoy en el juicio político como convidados de piedra, casi como si esperaran el momento de levantar sus manos para decidir definitivamente la cuestión.
Una legisladora del Frepam, no obstante, en soledad, aún parecía mantener esperanzas, y así se lo decía a LA ARENA: "No creo como dicen muchos que esté todo decidido".
Aún así, en estos momentos parece difícil especular con una condena a Bongianino.

Los visitantes.
¿De qué hablaron los procuradores de Salta, San Juan y Buenos Aires? En una alocución que se caracterizó por precisar aspectos de la tarea que cumplen en sus respectivos distritos, los visitantes se refirieron al funcionamiento de sus ministerios en sus jurisdicciones, ofrecieron detalles sobre la unidad de acción y el papel de la policía judicial.
Los procuradores de San Juan y Buenos Aires destacaron la decisión política de implementar en toda la provincia el sistema acusatorio, deuda que tienen muchos estados argentinos, y la calificaron de "valiente e importante" más allá de su difícil instrumentación. La pregunta que queda dando vueltas es: qué tenían que ver esas declaraciones con la actuación de Bongianino en el caso Sofía.
En algún momento, y ante un interrogante que se les planteó, respondieron acerca de un hecho concreto como podía ser la desaparición de personas. En ese punto señalaron que se respetaba la autonomía funcional del fiscal que tenía a su cargo la investigación, aunque sí -dijeron- conversaban sobre el tema entre ellos. De todos modos dejaron en claro que no había una intromisión en el área de trabajo de los fiscales.

A pedir de Bongianino.
Si querían señalar que el procurador pampeano no tenía que ver con alguna inacción o decisión incorrecta de los fiscales de General Pico, eso quedó muy en evidencia.
El salteño Pablo López Viñals, ante una pregunta del defensor, se refirió a "la relevancia de la independencia de criterio de los fiscales. Y respondió: "la relevancia es muy grande, y establece la responsabilidad de cada uno de los miembros del Ministerio Público. Hay que tener mucho cuidado con exacerbar la unidad de acción porque podría traer algunos inconvenientes", y entre ellos mencionó la burocratización y concretamente sobre cómo actúan en su provincia dijo: "nunca intervenimos para impartir directivas directas".

"La tribuna de Bongianino"
El cronista ingresó al recinto poco antes de que lo hicieran los diputados y le mostró al fotógrafo: "por favor sacale una foto a la tribuna de Bongianino". Lejos estaba de pensar que esa frase tendría rápida respuesta: "no es la tribuna de Bongianino". El que así se expresaba, ubicado exactamente detrás suyo, con una sonrisa y sin mostrar contrariedad era el propio procurador general. El periodista había lanzado aquellas palabras sin advertir su presencia, y la del abogado defensor Francisco Marull, quienes ya estaban sentados esperando que comenzara la audiencia, aunque aún faltaban los legisladores. Lo que se dice una típica metida de pata…
"Pero se parece bastante, doctor. Le faltan los trapos y algún bombo… Pero claro, con esos trajes no parecen una hinchada futbolera", devolvió el periodista un poco en broma, un poco en serio.
Lo cierto es que en las gradas se concentraban varios de los visitantes que llegaron a Santa Rosa para participar del Consejo Federal de Política Criminal de los Ministerios Públicos de la República Argentina y el Consejo de Procuradores, Fiscales, Defensores y Asesores Generales de la República Argentina.
También estaban entre ellos los fiscales de Santa Rosa Cecilia Martiní, Carlos Ordás, Gastón Boulenaz y Fernando Rivarola.
En realidad sin ser, y a lo mejor sin querer serlo, una legión de simpatizantes -en este caso de Bongianino- cabe decir que todos ellos estaban allí para, de alguna manera, apoyar al hoy cuestionado jefe de los fiscales de la Provincia.

"El PJ acordó salvar a Bognianino"
El diputado Hugo Pérez (Frepam) aseguró ayer que el bloque justicialista acordó con el gobierno provincial "salvar" al procurador general Mario Oscar Bongianino del juicio político que se le sigue por su actuación en la investigación del Caso Sofía Viale como lo hizo con el ministro César Rodríguez en la Sala Acusadora.
Ayer, antes de ingresar a la audiencia que realizó la Sala Juzgadora, el legislador criticó duramente al oficialismo, denunció distintas maniobras políticas y fue muy duro al referirse al desarrollo del proceso contra el jefe de los fiscales.
"No pudimos traer a testigos que consideramos importantes. Salvan a uno (por el ministro César Rodríguez) en la Sala Acusadora, y ahora van a salvar a otro (por Bongianino) sin preocuparse. Hicieron cerradas las audiencias en la sala para que no se puedan conocer las declaraciones del fiscal Carlos Salinas y de los papás de Sofía", aseguró en diálogo con este medio.
Siguiendo con el tono de las críticas, el diputado radical Pérez aseguró que siente "vergüenza" por el desarrollo del proceso de juicio político que se le sigue al procurador Bongianino. Agregó que ese punto forma parte de una serie de acuerdos que incluyen también las modificaciones que solicitó el gobernador Oscar Jorge sobre la Ley de Coparticipación de Regalías Petroleras. "Seguramente, el gobierno y el oficialismo acordaron este juicio político, y entre otros acuerdos está la libre disponibilidad regalías".
El legislador provincial, además, se quejó porque los testigos que fueron aceptados por los diputados que conforman la Sala Juzgadora "no aportan nada con sus declaraciones, y solo entregan información o reflexiones sobre cuestiones jurídicas".
Esta última declaración de Pérez también incluyó a los procuradores generales de las provincias de Salta, San Juan y provincia de Buenos Aires, que ayer declararon ante la Sala Juzgadora y defendieron corporativamente a Bongianino como se preveía, y no aportaron demasiado a la investigación concreta. "Incluyen cuestiones de otras jurisdicciones que no sirven demasiado a este juicio", dijo el legislador radical.

-¿Y donde queda la sociedad pampeana con el reclamo por Sofía?
-Lamentablemente, la sociedad pampeana es fría, y no reacciona si no es por una cuestión salarial, y muchos se aprovechan de esas situaciones.

Afuera.
Entre las quejas que expresó el diputado Pérez estuvo la decisión de los miembros de la Sala Juzgadora que rechazaron convocar a declarar a testigos, llamativamente, solicitados por los integrantes del bloque opositor. El Frepam, en ese camino, pretendía que nuevamente se presenten a declarar al jefe de la Policía Provincial, Ricardo Baudaux; el subjefe, Juan Domingo Pérez, el ex jefe de la Unidad Regional II de General Pico, Fabio Caimari; el fiscal general renunciante de la Segunda Circunscripción, Carlos Salinas; la ex fiscala sustituta Noelia Afonso; y la mamá y el papá de Sofía Milagros Viale, quienes ya habían pasado por la Sala Acusadora.