Proponen ampliación

ASIGNACIONES FAMILIARES

Una iniciativa legislativa propone que agentes de la administración pública provincial, “sin etiqueta alguna para la familia que integran”, puedan percibir asignación familiar por cónyuge o conviviente.
Los diputados Lucrecia Barruti y Claudia Godoy, acompañados por otros legisladores del PJ, presentaron un proyecto de Ley que modifica artículos referidos al derecho de los agentes de la administración pública para percibir asignación familiar por cónyuge o conviviente.
Los legisladores coinciden en que, a partir de esta modificación, se amplía el derecho a la percepción de esa asignación a los convivientes cuya relación se encuentre registrada en el marco de lo previsto en el artículo 511 del Código Civil Y Comercial.
Fundamentan su proyecto indicando que la ampliación de derechos es esencialmente “un reconocimiento a la libertad del proyecto de vida a que cada individuo tiene derecho, sin etiqueta alguna para la familia que integra”.
Invitan a adherir a la iniciativa a los municipios y comisione de fomento.

Mayor inclusión.
La propuesta es conseguir una equiparación entre el matrimonio y la unión convivencial, en aras de una mayor inclusión, y por la erradicación de todo tipo de estigmatización al trabajador y a su grupo familiar, siguiendo asimismo el paradigma no discriminatorio y protectorio que dispone al Código Civil y Comercial de la Nación.
“Resulta claro que el proyecto es la manifestación explícita de la necesidad de adecuar la letra de la ley a la evolución que se evidencia en la modalidad de los vínculos entablados por los ciudadanos en la conformación de su grupo familiar”, dicen los diputados.

Unión convivencial.
Agregan que tuvieron en cuenta además “el principio de solidaridad familiar, que pretende equilibrar ciertas diferencias de origen entre: el matrimonio, lo que se denominó concubinato o uniones de hecho y la actual ‘unión convivencial’ consagrada por el Código Civil y Comercial de la Nación. El Estado, en su accionar, ejerce influencia en las relaciones de familia, y precisamente, el reconocimiento de derechos, sin distinción de la forma en que se constituyó la familia, es una manera de defender la libertad de los individuos en la elección de su proyecto de vida”, afirman en el proyecto.