Proponen cooperativización

GESTION DEL AGUA POTABLE Y LAS CLOACAS

En la búsqueda de alternativas para solucionar la crisis sanitaria que atraviesa Santa Rosa, Giorgis visitó días atrás la Cooperativa Integral de Agua de Villa Carlos Paz, una entidad que lleva 52 años de experiencia en la gestión de estos servicios. Fuera de la temporada estival -donde la ciudad recibe a miles de turistas-, la ciudad de Carlos Paz tiene una población equivalente a la ciudad de Santa Rosa, lo que autoriza a pensar esa alternativa como una opción para la capital pampeana.
De la experiencia de la cooperativa, Giorgis destacó que “han podido mantener la prestación del servicio superando todas las crisis y adversidades económicas a lo largo de más de medio siglo” y que el servicio cuenta “con una medición del consumo que alcanza el 99%”, número muy distante del nivel de medición de Santa Rosa.
“Cuentan con medidores colocados en la pared -relató-, como el del gas natural, lo cual facilita la lectura para el operario, también evita el rápido deterioro que le produce el ingreso de tierra y agua, cuestión que queremos empezar a hacer en nuestra ciudad con las nuevas colocaciones”.
No sólo han mantenido el nivel de medidores acorde a la cantidad de conexiones, sino que además han instalado medidores de última generación.
“Las roturas que se producen son arregladas dentro del mismo día”, destacó la concejala.

Aguas tratadas.
Desde lo social y educativo, “la cooperativa trabaja en generar conciencia entre los vecinos de Carlos Paz del uso racional del agua, para lo cual realizan una tarea educativa con las escuelas, centros vecinales, centros de jubilados, etc.”.
Durante la visita, Giorgis recorrió todos los sectores de la cooperativa, desde la toma de agua del río hasta la planta de tratamiento de las aguas residuales, que fue realizada en los últimos años con aportes de Nación y una de las más modernas del país. La calidad del tratamiento que realiza a esas aguas servidas se refleja en el hecho de que, luego de tratada, el agua se vuelca al lago San Roque, de donde se aprovisiona la ciudad de Córdoba.
“Recorrimos cada uno de sus sectores: el de operaciones, sistemas para reservas de agua, sector de estudios y proyectos, telemetría, sistema georreferenciado, sector de talleres, de materiales, servicio de medición, atención al público, e inclusive por otros servicios sociales como un Banco de Sangre que funciona desde hace 23 años justamente como uno de los resultados de los recursos generados por el servicio sanitario. En todos los sectores notamos un gran compromiso de su personal por pertenecer al mismo”.
“Frente al panorama complicado en que hemos recibido este servicio en nuestro municipio y siendo conscientes de la importancia de cuidar este bien tan escaso y tan vital como es el agua, se considera conveniente y urgente avanzar en la idea de un sistema que tenga por objeto brindar un servicio eficiente con una cobranza justa y una estructura justa y un dinamismo acorde a las características del servicio”, alentó.