Protestas de monotributistas

CONTRA LA PRECARIZACION LABORAL EN EL ESTADO PROVINCIAL

Trabajadores que se desempeñan en las direcciones de Recursos Naturales, y de Niñez y Adolescencia; en la Secretaría de Turismo y en la Subsecretaría de Adicciones, anunciaron ayer que realizarán jornadas de protesta contra la precarización laboral por parte del Estado y la situación de los monotributistas. Hoy en día hay aproximadamente tres mil empleados precarizados. Los gremialistas revelaron que la mayoría de ellos fueron “apretados”.
En una conferencia que se llevó a cabo ayer en la sede de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y contó con las presencias del secretario nacional Julio Fuentes y el secretario adjunto Hugo Godoy, entre otros dirigentes sindicalistas, criticaron las formas de contratación precaria por parte del Estado y reclamaron el pase a planta permanente. “El gobierno cerró todas las negociaciones”, sostuvo Ricardo Araujo en ese sentido.
El gremialista explicó que “se hacen licitaciones para contratar personal y han sido objetadas por el Tribunal de Cuentas, porque lo que no se pueden rehacer”. “Como no hay formas nuevas de precarización, cuando a los compañeros se les terminen los contratos, no hay sugerencias de cómo les van a garantizar la continuidad laboral. Desde ATE pensamos que se tienen que realizar contratos, como los prevé la Ley 643, hasta que se produzca una vacante y se genera el pase a planta. Mientras tanto, deberán buscar una forma práctica de contratarlos a todos”, agregó Araujo.

Sin salida.
Por su parte, el delegado de los trabajadores de la Dirección de Adicciones, Federico Ignaszewski, indicó que “no llevamos adelante la protesta y las medidas porque queremos, sino porque el gobierno no nos da otra salida”. “La política pública que ha realizado el gobierno durante estos ocho años y antes también, ha sido de la precarización laboral como oferta para ingresar y llevar adelante las políticas públicas”, dijo en diálogo con los medios de prensa.
A su vez, afirmó: “Tuvimos una paritaria, pero la cerraron sin ningún tipo de acuerdo. Nos plantearon que tenemos que seguir las vías administrativas, un argumento irrisorio, una tomada de pelo absoluta. Hace por lo menos dos años que entregamos cartas planteando la situación, entonces decirnos que hagamos una vía administrativa cuando faltan cuatro meses para el cambio de gobierno significa que quieren dilatar la situación”.
“Les hacen cobrar tarde, les sacan los elementos de trabajo, no les pagan el sueldo y amenazan con no renovarles el contrato”, concluyó.