Psicopedagogos, en pie de guerra

DENUNCIA POR CONTROL DEL EJERCICIO PROFESIONAL

El Colegio Profesional de Psicopedagogos, con el apoyo de otras entidades de profesionales, se manifestó preocupado hoy, a través de una solicitada, por la decisión del Ministerio de Educación de La Pampa de girar a la Legislatura, con pedido de pronto tratamiento, un proyecto que introduce modificaciones en la ley que regula la actividad de los psicopedagogos en la provincia.
La entidad considera que los cambios propuestos desde el gobierno atribuyen al Estado, en carácter de empleador, el control del ejercicio profesional de los psicopedagogos en el ámbito de la administración pública. “Es su interés que estos profesionales presten sus servicios sin más requisitos que los exigidos por las ramas de cada área gubernamental”, sostuvo el Colegio en el escrito.
La institución rechaza esa posibilidad, pues considera que los únicos profesionales que pueden ejercer como psicopedagogos en el sector público provincial son aquellos que cuentan con títulos universitarios “con sus títulos ajustados a la ley”. “Defenderemos el control de las prácticas psicopedagógicas y la obligatoriedad de que sean realizadas por los profesionales que tengan los títulos autorizados”, explicaron.
La polémica entre la cartera educativa y el Colegio no es nueva y no comenzó con las autoridades actuales. Durante la gestión anterior en la provincia, encabezada por la ex ministra Jacqueline Evangelista, la institución llegó a interponer un recurso de amparo que paralizó la designación de algunos psicopedagogos cuyos títulos habilitantes no provenían del ámbito universitario sino de institutos terciarios.
Esa situación todavía está en manos de la Justicia, actualmente en manos de un tribunal de apelaciones.
La solicitada publicada hoy tiene una particularidad. El aval a la posición del Colegio y el consiguiente rechazo al proyecto de ley expresado por otras entidades profesionales, como las que nuclean a abogados, martilleros, psicólogos, nutricionistas, fonoaudiólogos, kinesiólogos, farmacéuticos, veterinarios, escribanos y asistentes sociales.

Compartir