¿Qué pasó con Fernando Ferreyra?

LO ATROPELLARON EN LA RUTA 35 Y LLEGO AL HOSPITAL HORAS DESPUES: ESTA GRAVE

“Llevaba puesto el casco pero así y todo le tuvieron que hacer 14 puntos en la frente. Tiene además una fractura en el codo, en el brazo izquierdo, una fractura de pelvis, que los médicos llaman ‘lesión de libro abierto’, tiene una lesión grande en la zona del perineo, detrás de los testículos y el recto. Pero lo más grave es una infección. Eso lo tiene complicado. También una herida grande en el muslo izquierdo. Lo suturaron enseguida y se puso feo. Así está mi hermano”.
El que habla es Claudio Ferreyra, hermano de Fernando Daniel (33), el locutor de Radio Concierto y trabajador del boliche La Morocha que desde el miércoles a la madrugada está internado en Terapia Intensiva luego de haber protagonizado un siniestro vial en la ruta 35, entre el acceso al Barrio Escondido y la Rotonda Sur.
Según consta en el certificado de actuaciones firmado por el oficial Inspector Fabio Gabriel Santos, el choque “fue a las 3.15” de la mañana. Ferreyra iba en su Honda CB1 (color negro, 125 cc.) cuando “invade la calzada de circulación contraria” por donde circulaba un Chevrolet Onix -color rojo, dominio AA167TF-, que era conducido por Claudio Darío Acacio, oriundo de Comodoro Rivadavia. En el certificado también consta que Ferreyra “fue trasladado en la ambulancia del SEM al Lucio Molas” con una “fractura de brazo izquierdo”.

Las horas.
El informe elaborado por la policía no coincide con algunos elementos aportados por la familia del herido, que a priori, deberían ser investigados a fondo. A las 2.16 de la mañana, un convaleciente Ferreyra le envió tres mensaje de WhatsApp a Pablo Sosa, su amigo de Zona Norte. Primero escribió: “Toy, Tirado”. Después grabó un audio en el que se escucha, entrecortado por el llanto y las exhalaciones de dolor: “Me arruinaron, me dejaron tirado, me arruinaron, estoy al lado de… de la ruta estoy tirado”.
Pablo Sosa tardó media hora en responder. No podía entender qué era lo que le estaba pasando a su amigo. “El me dijo que iba a venir a tomar algo a casa. Incluso le avisó a la novia que se venga para acá. Después me mandó el mensaje”, dijo Sosa que vive sobre la calle Reconquista.

Hospital.
En los registros del Hospital Lucio Molas consta que el muchacho ingresó a la guardia a las 4.47 de la madrugada. Dos horas y 35 minutos después de haber mandado los mensajes y una hora y media después del horario en que fue asentado el choque por efectivos de la Oficina de Accidentología. A los familiares les dijeron que Fernando había ingresado a las 5.30.
“No sé qué habrá estado haciendo en ese momento. Puede que haya estado repartiendo los CD`s que vende con la música que pasa en el programa o visitando algún amigo en el Barrio Escondido. Según la información policial, él venía ingresando a la ciudad de sur a norte. Yo no quiero echarle la culpa a nadie, solo quiero saber qué es lo que le pasó a mi hermano. Si hay alguien que sepa algo, por favor, que colabore”. Y agregó: “Sabemos que salió de la Estación de Servicio porque nos entregaron una bolsita de YPF llena de chocolates y un atado de cigarrillos sin abrir”.
El estado de salud de Ferreyra es delicadísimo. El miércoles por la mañana lo operaron de urgencia y el jueves lo volvieron a operar. Está en coma.

Otro caso misterioso
La semana pasada falleció Ricardo Rodríguez (18) el joven que fue encontrado con golpes en su cuerpo en su vivienda del Barrio Butaló y que permaneció internado en Terapia Intensiva durante algunos días con un traumatismo de cráneo. Lo único que por fuentes oficiales se llegó a saber es que fue a comer un asado al Plan 5000 y que regresó en una bicicleta prestada. Lo hallaron solo e inconsciente en una de las habitaciones de la casa.

“Traté de evitar la colisión”
“Yo viajaba desde Córdoba hacia Comodoro por la ruta 35 y se me cruzó el muchacho en contramano, traté de evitar la colisión pero desafortunadamente sin poder evitarlo. Me chocó del lado del conductor, todo el lateral izquierdo, pasó raspando el costado. Como soy de acá del sur me tuve que venir, quedó el acta allá, y he estado llamando para ver cómo sigue el trámite. Hasta donde me vine, el muchacho estaba fuera de peligro. De ahí en más, desconozco los datos, en qué situación se encuentra él, si estaba dormido o qué fue lo que le pasó al muchacho”. dijo Darío Acacia, desde Comodoro Rivadavia. Y agregó: “No me han pasado ningún dato del sanatorio o la policía. después del choque, la policía hizo las pericias pertinentes. Me hicieron el test de alcoholemia que me dio cero. Por suerte ni a mí ni a mi familia nos pasó nada. Gracias a Dios”.
Este diario pudo saber que hasta el momento no se está tramitando ninguna investigación por el siniestro que dejó grave a Ferreyra. Tampoco se sabe si hay registro en las cámaras de seguridad de la zona que den cuenta de lo ocurrido. “Quizás el caso tarde unos días en ingresar al sistema pero hasta ahora no hay nada”, dijo una fuente judicial a LA ARENA.

Mensaje desesperado
El audio que Ferreyra envió a su amigo Pablo Sosa abre el mayor interrogante del caso. Un equipo de este diario comprobó que el reloj del teléfono marca la hora correcta. El amigo, pudo responderle media hora después, incrédulo de lo que estaba oyendo.