Queman gomas para reclamar pagos

PROTESTA DE TRABAJADORES DE LA UOCRA A LA FIRMA MONTENEGRO

Nuevamente, la firma Montenegro es noticia. Ayer, en horas de la mañana, un grupo de quince trabajadores de la Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina (Uocra) quemó gomas y demostró el malestar ante la falta de pago de un mes y medio; equivalente a tres quincenas. La protesta, ubicada frente al ingreso a la planta sobre la ruta nacional 35, se produjo en horas de la mañana.
Sobre las 10 de ayer, unos quince trabajadores junto al secretario general adjunto de la Uocra visibilizaron la protesta con la ubicación de tres columnas de cubiertas que fueron quemadas. Espinosa, en diálogo con Radio Noticias, aseguró que “hicimos una asamblea en la obra, a pedido de los trabajadores, dada la diferencia de pago que existe en el sector”, señaló.
Agregó que alrededor de doce de los empleados que tiene la fábrica “no han cobrado la primera y segunda quincena de mayo, además de la primera de junio; y pese a los reclamos no han cobrado. Así que a través del sindicato, se inició un quite de colaboración, donde se dejó constancia de las denuncias formuladas por el gremio se encuentran en la Subsecretaría de Trabajo”, detalló.
El sindicalista mencionó que “cuando se habla de trabajo digno y decente, parte de las reglas de juego incluyen cobrar en tiempo y forma”. Espinosa explicó que los trabajadores permanecerían en la sede de la firma, sin realizar tareas y expresó que la medida se levantará una vez que se efectivice el pago atrasado.
Prosiguió llamando al resto de trabajadores que se les adeude algún monto, que se acerquen al gremio para efectuar el correspondiente reclamo. Espinosa reparó en que “queremos hacer hincapié en una denuncia pública a uno de los funcionarios más inútiles que tiene este gobierno del Estado provincial y se llama Sebastián Mateos, que es el subsecretario de Trabajo de la provincia”, disparó.
Detalló a continuación que el funcionario “no atiende los llamados telefónicos de los representantes legales de los sindicatos; es vergonzoso lo que nos pasó esta mañana: la oficina de Relaciones Laborales estaba cerrada con llave, nos trasladamos al otro edificio y también estaba cerrado, fuimos al área de Mateos y nos dijeron que vayamos a golpear una puerta”, relató. Espinosa planteó “cuando un trabajador no puede cobrar, ¿a quién recurre?”, se preguntó.
Continuó aseverando que “acá hay muchos responsables y cuando hay una dificultad, hacen la política del avestruz: esconden la cabeza en el suelo, total no pasa nada”, espetó.
Posteriormente, indicó que “el quite de colaboración termina cuando la Subsecretaría de Trabajo medie posiciones y la empresa se ponga al día con todos los trabajadores. Pedimos seguimiento y control de las obras”, describió. El sindicalista afirmó que desde Montenegro, la única explicación sobre la falta de pago fue la mención de dificultades económicas, versiones expresadas en los medios de comunicación.
“Hoy, ningún trabajador puede presentar un reclamo porque está cerrada el área”, culminó Espinosa.

Analizan ordenar peritaje
El fiscal de Investigaciones Administrativas, Juan Carlos Carola, analiza ordenar un peritaje a las instalaciones fabriles de la firma Montenegro, que se levanta a la vera de la ruta 35, en proximidades de Canal 3. Desde hace un mes ya cuenta con el expediente remitido por el Ministerio de la Producción que solicitó ante las denuncias públicas realizadas por el diputado Hugo Pérez, sobre el pago de “coimas” o “reintegros” por parte de esa empresa beneficiada con un crédito de promoción industrial.
El fiscal estimó en “más de 40 millones de pesos” las certificaciones de obra pagadas por la Provincia y el peritaje permitirá contrastar esos desembolsos con el avance de los trabajos.
El mes que viene vence el plazo otorgado a Montenegro para que concrete la instalación fabril y comience su producción. Esta posibilidad es remota, dado que el empresario no dispone de fondos para al menos habilitar parte de la misma y está a la espera de la asistencia económica del gobierno nacional, a través del programa Fondear.
Si caduca el contrato del crédito, con garantía hipotecaria, el Estado estará obligado a rematar las instalaciones.