Quieren remover a Marino como vice 1° del Senado

MALESTAR DE LEGISLADORES DEL FPV-PJ CONTRA EL PAMPEANO

Dicen que el senador Juan Carlos Marino incurrió en “gravísimas” violaciones reglamentarias. Determinó el final de la sesión por falta de quórum sin atender el reglamento, y no hubo dictamen por DNU.
La imprevista decisión del senador Juan Carlos Marino de levantar la sesión -mientras circunstancialmente ocupaba la presidencia para reemplazar a Federico Pinedo -se había sentado en una banca para pronunciar un discurso en contra del dictamen de rechazo a los DNU del Poder Ejecutivo-, desató la ira de los senadores del Frente para la Victoria-PJ.
Es tal el enojo que pedirán remover al radical Juan Carlos Marino como vicepresidente primero del Senado, por haber levantado la sesión y evitar que se rechace un decreto que eliminó los reembolsos a los puertos patagónicos.
La cuestión fue tratada en una tensa reunión, donde no fue Miguel Pichetto, jefe de la bancada y ausente cuando Marino pidió votar la vuelta a comisión del decreto y como no había quórum cerró el recinto.

“Irregular levantamiento”.
Los legisladores del FpV-PJ, dijeron en un documento que “luego del irregular levantamiento de la sesión decidida por el vicepresidente Primero de la Cámara (por Marino), quien incurriera en gravísimas y reiteradas violaciones reglamentarias al cerrar la lista de oradores, no convocar para la votación a los senadores y no esperar el plazo mínimo reglamentario de quince minutos para levantar la sesión, se frustró la posibilidad de tratar la declaración de invalidez del DNU 1199/16 por el que el Poder Ejecutivo Nacional derogó el Reembolso Adicional a las Exportaciones por Puertos Patagónicos”.
“Tal hecho de gravísimas consecuencias y sin precedentes en lo que hace al respecto a las reglas en las que el Senado debe expresarse, será analizado a los fines de determinar el temperamento a seguir y deslindar las responsabilidades de un proceder irregular y reñido con las debidas prácticas reglamentarias”, se advirtió en el documento.

Contra Pichetto.
El sitio “La política on line” contó que “sin el rionegrino (Miguel Angel Pichetto) 30 de los 36 miembros del bloque PJ-FpV hicieron catarsis y aunque no faltaron críticas a su jefe, fueron más mesuradas que en otras ocasiones. Aunque le reconocen haber frenado la presión del Gobierno para sumar un voto en la Magistratura”
No obstante la figura de Pichetto quedó deslucida porque ni bien Marino se animó a terminar la sesión jamás apareció y hasta ordenó a sus empleados abandonar el recinto, donde sus pares continuaron un largo rato buscando explicaciones.
Señala “La política on line” que la tensión entre el peronismo y su jefe había tenido un capítulo previo en el recinto, cuando lo desautorizaron por querer imponer, en sociedad con Federico Pinedo, un proyecto para ampliar créditos a beneficiarios de planes sociales que casi nadie había visto. Ese cruce hizo pensar a muchos en un acuerdo entre el rionegrino y Cambiemos que desconocían, y su ausencia posterior cuando la sesión se clausuró de imprevisto abrió más dudas.
Pichetto se había ido cuando se acordó la lista de oradores para debatir el rechazo al DNU y no asomó la cabeza cuando todo terminó antes de lo previsto.
Recién por la noche el bloque PJ-FpV difundió un documento, escrito por Mario País (Chubut) y Marcelo Fuentes (Neuquén) y, dijeron, fue acordado con Pichetto, pero por teléfono. Ninguno se atrevía a poner en duda su continuidad como jefe de bloque, pero no faltaban especulaciones sobre un cambio después de las primarias.

Apuntan a Marino.
Los más cercanos a los gobernadores hablan del santafesino Omar Perotti, muy inquieto en contener a los kirchneristas, quienes pese a ser los que más ruido hacen, nunca proponen remover autoridades porque se saben en minoría.
En un documento los senadores apuntaron los cañones a Marino porque, entienden, el reglamento lo obligaba a esperar 15 minutos tras llamar a votación y recién después terminar la reunión.
Si cumplía ese protocolo, hubieran aparecido senadores peronistas y de otros bloques (un de los impulsores de borrar el DNU es el chubutense Alfredo Luenzo, leal a Mario Das Neves) y el debate se retomaría normalmente. Los pocos que había en ese momento se levantaron para impedir la votación, pero no pensaban que la sesión se iba a terminar.
Y aclararon que en la próxima sesión “inexorablemente como primer tema a tratar en la primera y próxima sesión legislativa que se realice será la declaración de invalidez del mencionado DNU, en la inteligencia de que el mismo constituyó un acto de discriminación para la región patagónica” y se recordó que el referido beneficio fiscal estaba “aprobado en el Presupuesto del año 2017 por ambas cámaras del Congreso”.