Ratifican jefatura de Marín

DIPUTADOS DEL PJ PROVINCIAL: TODOS UNIDOS TRIUNFAREMOS

Y finalmente la sangre no llegó al río. Las versiones que empezaron a circular en los últimos días, y que ubicaban a Espartaco Marín, jefe del bloque del Partido Justicialista, en una posición de cuestionamiento por parte de sus pares de bancada, trató de ser refutada por los legisladores.
Los 15 diputados del PJ se reunieron ayer en horas de la mañana y elaboraron un documento, en el que expresaron “la ratificación de la unidad de concepción y de acción de todo el bloque justicialista, pese a la capitalización oportunista de quienes quieran dividirnos”.
Lo cierto es que, más allá de desmentidas -que por otra parte suelen ser habituales, y esperadas, en este tipo de situaciones-, los desencuentros estuvieron, y fueron motorizados por al menos dos -algunos especulan conque son tres- diputados peronistas molestos porque Taco Marín “se corta solo” en algunas decisiones que debería participar al resto de la bancada.
Le imputan ir a las reuniones de gabinete con el gobernador, y sólo contar parcialmente lo que sucede allí; o acaparar auxiliares de bloque para su propio trabajo (incluyendo un equipo de prensa compuesto por fotógrafo y cronista),y también de haber participado de una reunión de jefes de bloques del PJ en Buenos Aires, sin considerar al resto de los integrantes de su bancada con el pretexto de que (Carlos) Verna le dio su anuencia para concurrir.

Quién opera a quién.
¿Cómo se suele operar cuando se quiere hacer trascender alguna contrariedad? Generalmente se le tira una “puntita” a un periodista -que siempre habrá alguno presto para tomar lo que al cabo es información, siempre preservando la identidad del informante- y se aguardan los resultados. Alguien, eso con seguridad, proporciona algún dato y el cronista lo toma porque, al cabo, no deja de ser una noticia. Si el que informó cree que está “operando” al periodista, lo cierto es que éste está conociendo esa intención y lo que le interesa es acceder a la información. Entonces, cabe preguntarse, ¿quién opera a quién?
Los diputados del PJ que miraban de reojo los movimientos del joven Marín, están plenamente identificados, por más que se haya resguardado el off de récord y que ellos crean que sus apellidos están protegidos. Todo trasciende. Todo se sabe.

Cara a cara es otra cosa.
Lo que resulta risueño, por decirlo de alguna manera, es la actitud que asumen luego, esos mismos “denunciantes” cuando se ponen cara a cara con el resto de sus compañeros de bloque. Con la mejor cara de póquer es probable que nadie se haga responsable del trascendido que hiciera que se produjera la reunión. Y, dicen los que dicen saber, es lo que sucedió en el encuentro que ayer por la mañana mantuvieron los 15 legisladores del PJ.
Habría habido algún que otro tibio cuestionamiento -por lo que se expresaba antes-, pero nadie dijo “fui yo”, “yo hablé con los periodistas”. Lo cierto es que, de todos modos, los que lo hicieron lograron su objetivo: que se dialogara dentro del bloque justicialista, con mesura, de lo que querían plantear.

Aquí no ha pasado nada.
Al final del encuentro elaboraron un comunicado -que firmaron los 15- en el que dicen que “en el sistema democrático de gobierno, la pluralidad de voces siempre es bienvenida, garantizando el sano equilibrio de la convivencia”.
Agregan que “al interior de nuestro bloque, propiciamos esas expresiones, más allá de las consecuencias transitorias o mediáticas que éstas puedan acarrear.
Es propio de la construcción colectiva y cotidiana de la política manifestar acuerdos y desacuerdos, posturas y visiones, propias y de conjunto”, razonaron sobre posibles diferencias.
Señalaron los legisladores justicialistas que trabajan “para los pampeanos desde una defensa ideológica y táctica que nos une, más allá de las diferencias”, y ratificaron su acompañamiento al gobernador Carlos Verna, “en esa dirección, la de hacer realidad el mandato popular conferido. Por todo ello, ratificamos la unidad de concepción y de acción de todo el bloque justicialista, pese a la capitalización oportunista de quienes quieran dividirnos”, concluyeron.
La pregunta es, ¿quiénes quisieron dividirlos?

Dos contra Espartaco
“No es una rebelión, puede ser una interna con dos diputados”. Este fue el único comentario que le hizo a la producción de Radio Noticias el legislador Espartaco Marín, consultado por el “malestar” de alguno de sus pares por el manejo excesivamente personal que hace de la presidencia del bloque del PJ. Marín se excusó de brindar el reportaje aduciendo ayer a media mañana, argumentando que en algunos minutos más se iba a reunir con el gobernador Carlos Verna. No dio los nombres de sus colegas con los que tiene la “interna”.

Compartir