Rebelión en el CD: el Frepam resiste la reducción del tarifazo

ALTOLAGUIRRE NO LOGRA ALINEAR A SUS CONCEJALES Y ROMPIO EL ACUERDO CON LA CPE

Anoche continuaban las reuniones entre funcionarios del Ejecutivo municipal y la Cooperativa Popular de Electricidad de Santa Rosa para destrabar el conflicto entre ambas instituciones. La entidad solidaria se declaró en rebeldía por el tarifazo que la comuna aplicó sobre la tasa por uso del espacio aéreo sobre las acometidas y decidió no transferir el dinero que recauda por ese concepto a la comuna.
La tasa, al igual que la de alumbrado público, corresponde a un servicio que presta el municipio pero los abonados la pagan incluida en la factura de la luz. Luego, la cooperativa traslada lo recaudado a las arcas comunales. Los fondos que la CPE tiene retenidos serían la solución al conflicto gremial que comenzó la semana pasada, cuando los trabajadores del SOEM iniciaron un paro por tiempo indeterminado porque la comuna no les paga la suma fija de 2.000 pesos acordada en la paritaria entre la Provincia y la Mesa Intersindical.

Principio de acuerdo.
El jueves de la semana pasada, el secretario de Gobierno, Román Molín, y su par de Hacienda, Luis Evangelista, mantuvieron una reunión con el presidente del Consejo de Administración de la CPE, Oscar Nocetti. Allí acordaron, con la venia del intendente Leandro Altolaguirre (quien se encontraba en Buenos Aires), reducir ostensiblemente el aumento de la tasa, que había subido de 90 centavos a 10 pesos, es decir, un 1.100 por ciento. La suba iba a ser del 54%, muy inferior a la aprobada sobre finales de mayo.
Pero lo que apuntaba como una solución que iba a cerrar dos frentes de conflicto abiertos para Altolaguirre, el paro municipal y el enfrentamiento con la CPE, se complicó en las últimas horas y anoche el intendente se comunicó con las autoridades de la entidad solidaria para informarles que el acuerdo no iba a ser posible. Al parecer, algunos de los concejales del propio sector político del jefe comunal, el Frepam, se habrían mostrado disconformes con el acuerdo y se negarían a modificar la tarifaria.

Cablevisión.
Para colmo, la empresa del Grupo Clarín, Cablevisión, se sumó a la rebeldía de la CPE y comunicó a las autoridades municipales que si la entidad solidaria santarroseña no pagaban, ellos tampoco iban a hacerlo. Desde la comuna aseguran que la compañía que pertenece al holding porteño adeuda alrededor de 8 millones de pesos, mientras que la cooperativa acumuló un pasivo de 5 millones.
Los fondos que la comuna recauda por el pago de la tasa por el uso del espacio aéreo financian el subsidio que se aplica sobre los boletos del servicio de micros urbanos, tanto sea el boleto escolar gratuito como el precio promocional que reciben los jubilados y pensionados, y la pequeña rebaja del ticket de los usuarios en general.
Los concejales que manifestaron sus reparos a modificar la tarifaria aducen que si el incremento aplicado sobre la tasa se reduce hasta el 54% hay que buscar otra forma de sostener el boleto estudiantil.
Anoche, una alta fuente municipal aseguró a este diario que las negociaciones iban a continuar hasta poco antes de la medianoche.

“Hay falta de diálogo”
Durante su diálogo con periodistas de General Pico, donde estuvo de visita, el gobernador Carlos Verna se refirió al conflicto gremial en la comuna santarroseña. El mandatario provincial consideró que existía una “falta de diálogo” de las partes involucradas. “Ni el gremio puede ir a un paro (por tiempo) indeterminado como primera medida, ni el Ejecutivo puede amenazar con que no lo reconoce al gremio para dialogar”, dijo. Desde la comuna santarroseña reclaman sin éxito al gobernador que gire a la ciudad un adelanto de coparticipación para pagar la suma fija.

Altolaguirre discutió con los municipales
La protesta de los municipales tuvo un condimento inesperado durante la mañana de la víspera. Como cada jornada de manifestación, los trabajadores se reunieron alrededor de las 10, frente al edificio municipal. Hasta ahí, nada nuevo. Sin embardo, el intendente Leandro Altolaguirre salió por el frente de la comuna y se cruzó con los trabajadores con quienes mantuvo una acalorada discusión.
El jefe comunal explicó más tarde, en diálogo con este diario, que tenía una mesa de examen en la Facultad de Ciencias Humanas de la UNLPam, donde se desempeña como docente, y salió de la comuna con destino el edificio universitario, ubicado sobre Gil 353, a metros de su despacho.
El intendente comenzó a dialogar con los presentes hasta que la falta de una respuesta concreta sobre el posible pago de la suma fija reclamada hizo que el tono de la charla comenzara a elevarse. “Nadie me insultó ni me agredió. Sí tuvimos una discusión casi a los gritos porque en un momento éramos 20 ó 30 personas hablando al mismo tiempo”, aseguró Altolaguirre.
Su participación en la mesa de examen se vio truncada porque la discusión terminó cuando dirigentes del SOEM lo escoltaron hasta el interior de su despacho. El secretario general del gremio, Gustavo Montiel, indicó que al llegar, encontraron a Altolaguirre dialogando con la gente, en una actitud “poco común”.
Según el gremialista, una vez más, el intendente le manifestó a los trabajadores que el paro que realizaban era ilegal y que solo los iba a recibir para hablar cuando levantaran la medida de fuerza. En otro pasaje de la discusión, según Montiel, el radical acusó a la dirigencia de “engañar a la gente”.
Una vez que Altolaguirre se volvió al interior de la comuna, la asamblea decidió partir hasta la Subsecretaría de Trabajo, para intentar la mediación de su titular, Marcelo Pedehontaá. Alrededor de las 11 marcharon por la avenida San Martín hasta 25 de Mayo y allí retomaron hasta Lisandro de la Torre 257, donde el subsecretario los recibió.
Transcurridos más de 20 minutos, salieron de la reunión y un dirigente de UPCN indicó que “la medida de paro era legal, salvo que la Justicia determinara lo contrario”. También indicó la posibilidad de dictar la conciliación obligatoria, pero asumió la posibilidad de que la patronal no lo aceptara.
Antes de las 12, la columna de manifestantes deshizo el camino andado y regresó al frente del edificio comunal. A los pocos minutos, llegó Pedehontaá para reunirse con el intendente Altolaguirre. Aunque pretendieron aguardar la respuesta de ese encuentro, pasado el mediodía, Montiel le dijo a los trabajadores que el subsecretario necesitaría “más tiempo” aunque habría un principio de acuerdo que permitiría destrabar el paro.
Antes de retirarse, los municipales acordaron confluir temprano, alrededor de las 8, en el frente del edificio comunal, para escuchar las propuestas que hubieran surgido de la cumbre entre Altolaguirre y Pedehontaá.
El subsecretario realizó gestiones incluso durante la tarde en pos de convencer a las partes de que consintieran el dictado de la conciliación obligatoria, pero finalmente abandonó hasta nuevo aviso.

Compartir