Rechazaron presentación de sediciosos

Los policías investigados por sedición tras el acuartelamiento de diciembre solicitaron días atrás declarar la caducidad de la acusación en su contra. Aseguran que el fiscal se excedió en los tiempos procesales. No obstante, el juez Fernando Rivarola ya rechazó el pedido y es de esperar que en breve el defensor oficial de los uniformados y de los policías retirados, Martín García Ongaro, apele esa decisión.
García Ongaro argumentó que el fiscal Guillermo Sancho se tomó más de los 90 días reglamentarios para terminar la investigación preparatoria y formalizar la acusación; ese es el tiempo que debe mediar entre la audiencia de formalización y la acusación propiamente dicha con pedido de juicio. Para la defensa, ese plazo venció varios días antes del 28 de julio, fecha en que formalmente se cumplió con el trámite.
El fiscal, no obstante, sostiene que en la causa hubo tres audiencias de formalización porque no todos los imputados asistieron a la primera. Y para el representante del Ministerio Público, el tiempo de investigación preparatoria debe contarse desde la última. En ese caso, la acusación formal sí entraría dentro del plazo.
Los policías imputados son Julián Guillermo Giménez, Luis Horacio Bruno, Fernando Alberto Rolhaiser, Diego Hernán López, Carlos Daniel Gatica, Daniel Narciso López, Carlos Aníbal Mendibe, Marcelo Cisneros, Roberto Germán Bartolomé Mora, Jeremías Martín Salvatierra, Silvio Norberto Rojas y Pablo Montes y los retirados José Luis Furriol y Luis Wiggenhauser. Están acusados por el delito de sedición que prevé el artículo 299 del Código Penal. Montes y Rojas además fueron acusados por coacción y daños.
El acuartelamiento, en un marco de conflictividad policial en varias provincias con reclamos salariales y laborales, comenzó en la noche del miércoles 11 de diciembre del año pasado y se extendió hasta los primeros minutos del viernes 13, cuando una negociación con el ministro Villalva -como cabeza visible del Ejecutivo provincial- destrabó la medida de fuerza.

Impugnación.
Por estas horas, el equipo técnico de la defensa analiza los argumentos que volcará en un inminente recurso de impugnación, lo que significa en la práctica una apelación ante Tribunal de Impugnación Penal. El detalle puntual que se deberá estudiar es si el tiempo corre para cada imputado de manera individual -la mayoría se había presentado a la primera audiencia- o si en la causa se toma como etapa de formalización la tercera.