Rechazo a la explotación y la trata

A través de un proyecto de la concejala del Frente Pampeano para la Victoria, Alba Fernández, se aprobó de forma unánime el rechazo de reglar toda actividad que genere explotación tanto de hombres como de mujeres. También se pidió única mano para calles de tierra.
En una breve sesión del Concejo Deliberante local se aprobó un proyecto de ordenanza, luego del tratamiento de labor parlamentaria, para rechazar “toda acción que intente reglamentar una actividad de explotación contra la mujer”. La decimotercera sesión ordinaria del CD inició a las 11.15 con la única ausencia por enfermedad, de la mencionada Fernández. Los dos temas más destacados fueron, por un lado, el proyecto de comunicación del bloque de concejales del Frepam, mediante el cual se solicitó al Ejecutivo, la factibilidad técnica de establecer mano única en las calles ubicadas en el cuadrante conformado por las arterias Ameghino, Bolivia, José Luro y avenida Circunvalación Santiago Marzo.
El concejal Félix Villatoro (Frepam) pidió la palabra para mencionar que “son calles de tierra que corren como doble mano y los vecinos me expresaron el pedido de mano única para evitar más accidentes”. Finalmente, con el acompañamiento de los demás concejales, la medida se aprobó de forma unánime.
Por otro lado, y posteriormente, comenzó el tratamiento del despacho de Labor Parlamentaria, surgido de un proyecto de la concejala Fernández (FpV).La edila Claudia Giorgis pidió la lectura y el proyecto también se aprobó unánimemente.
El mismo expresa en su articulado, que ” el CD de Santa Rosa rechaza toda acción que intente reglamentar una actividad de explotación contra la mujer como es el caso de la prostitución, con la convicción de que la misma, no es un trabajo”. Agrega que “se reafirma el espíritu abolicionista de nuestro país en materia de prostitución y defensa irrestricta de los derechos humanos de las mujeres” y finalmente, propone generar “espacios de debate y generación de políticas claras con relación a la práctica de la prostitución, a fin de resolver el vacío legal subyacente como las consecuencias psicosociales y económicas que genera la actividad”.

Compartir