Reclamo por los ríos robados

ONG'S PIDIERON AL GOBIERNO PROVINCIAL UNA POLITICA DE ESTADO

“La actitud del gobierno pampeano ante el tema hídrico ha sido una constante: desatención, dejar hacer y falta de promoción de los recursos aprovechables. La Pampa tenía tres ríos, ¿Cuántos tiene hoy?” Así comienza el documento emitido ayer por la Fundación Chadileuvú, la Asociación de Trabajadores del Estado y la Federación Agraria Argentina, entre otras entidades, cuestionando el rol de los sucesivos gobiernos de La Pampa en la defensa de los recursos hídricos.
“El alevoso robo del Atuel que se iniciara a principios del siglo veinte, y perfeccionara en 1948 es la realidad del río inexistente. Un cauce seco la mayoría del tiempo, por donde a veces en invierno corre un poco de agua que rezuma de las tierras regadas aguas arriba”, continúa.
El texto fue difundido ayer con las firmas de las tres entidades citadas arriba, a las que se suman las de CTA Autónoma La Pampa, el Consejo de Lonkos Rankel, la Corriente Clasista y Combativa, Kayakeros de 25 de Mayo, Mujeres Autoconvocadas, Asamblea de Loventué, Asamblea por los ríos de General Pico, el Movimiento Originarios en Lucha La Pampa y el Sitrasap.
Las ONG’s consideraron que el juicio iniciado por el gobierno provincial contra Mendoza fue fruto de la presión de las luchas y movilizaciones de organizaciones no gubernamentales y de las asambleas populares que nacieron en los últimos años. En ese sentido, tomaron como un hito en ese despertar a la actuación del Tribunal Latinoamericano de Agua, que puso en un primer plano nacional e internacional la “injusticia hídrica mendocina”.
“El río Salado es el segundo río robado, la historia de su desaparición en el suelo pampeano es reciente. Hace 40 años era un recurso importante para los campos yermos que atraviesa, humedales, agua para bebida animal y lagunas cercanas a Puelches que permitían una actividad ganadera y pesca”, añadieron.

“Desatendido”.
En cuanto al río Colorado, afirmaron que es “un río desatendido” y que yace postrado, aun cuando es único curso que lleva agua y tiene grandes posibilidades productivas. “El otrora EPRC es solo una sombra de lo que era antaño. Manejado por burócratas sin mayores conocimientos, es un ente en extinción. Solo 7.000 u 8.000 hectáreas son productivas, todas fruto de la actividad privada”, expresa el comunicado. Por ese motivo, las entidades exigieron una política de Estado en materia hídrica.
Por último, repudiaron las “disparatadas” declaraciones de los actuales y futuros funcionarios mendocinos. “Siguen la senda de desconocer el derecho pampeano aparte de las aguas del Atuel”, concluyeron.