Reconocen a Elvira Rosetti

POR 20 AÑOS DE PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA

“Se imaginan que a esta altura de la vida, esto nos sensibiliza y emotiva por sobremanera, fue algo tan inesperado que aún me sobrecoge el hecho que a partir de tantos años de labor se reconozca; y lo único que hice fue trabajar con pasión, dedicación y vocación. Hace 49 años entré en la Justicia y lo hice como secretaria del Juzgado Correccional”, detalló la letrada en la jornada de ayer.
Elvira Rosetti, reconocida por sus 49 años en funciones del Poder Judicial con distintos cargos como secretaria de Primera Instancia, Fiscal de Cámara, Jueza de Instrucción; finalmente el 30 de enero de 1984 fue nombrada ministra del Superior Tribunal de Justicia, espacio que ocupó hasta el 31 de enero de 1994. Su vocación de servicio la llevó a aceptar, luego de jubilada la convocatoria del Poder Judicial para cumplir funciones de jueza de Audiencia de Juicio.
Por estas razones, el Superior Tribunal de Justicia llegó a postular a Elvira Rosetti, para el Premio Iberoamericano al Mérito Judicial, que otorga anualmente la Comisión Iberoamericana de Etica Judicial.
El acto, que reconoció su tarea durante los 20 años al frente del Consejo de la Magistratura pampeano, se llevó a cabo, con la presencia del presidente del Consejo de la Magistratura, José Roberto Sappa; el ex gobernador Rubén Marín; el presidente del STJ, Hugo Díaz además de la ministra del STJ, Elena Fresco y la consejera del Consejo de la Magistratura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y presidenta del Foro Federal de Consejos de la Magistratura del país, Silvia Bianco e integrantes del Poder Judicial.
Frente a los medios, Rosetti analizó que en sus tantos años de labor, “hay cambios desde luego, posibilidades de mejora, tenemos una tecnología que aprovechar; hubo cambios en el sistema Procesal Penal que son fantásticos y uno tiene que aggionarse también al contradictorio donde las partes tanto defensores como fiscales, tienen un rol protagónico y el juez puede ser el mediador allí que interviene para poder decidir, escuchando, decidiendo y resolviendo con ecuanimidad. En realidad, es una herramienta imponderable”, aseguró.

Género.
Consultada respecto al peso del género en el desarrollo de su función, Rosetti indicó que “en absoluto, a mí no. Siempre tuve las posibilidades, nunca lo pedí y se fue dando. Fui secretaria, juez, camarista, fiscal y ministro del Superior Tribunal de Justicia. Se fue dando”, aseguró.
También señaló que “yo he intervenido sobre todo en la faz penal siempre, y lo que advierto es que hay por parte de quienes padecen la violencia, una disposición a presentarse, a decirlo y declarar; eso ayuda muchísimo a que la perspectiva de género se vaya afianzando. Hasta hace poco tiempo no había casi denuncias, nosotros nos dábamos cuenta cuando veíamos casos de abuso y venían familiares a declarar, que casi a modo de desahogo, su propia realidad; que nunca habían denunciado porque no se atrevían”, explicó.
Rescató que “hay una flexibilidad en aquellos que quieren dar a conocerlo y así la perspectiva de género también se va afianzando”.
Para concluir, aseguró que “nunca” sintió presiones de ninguno de los poderes con respecto al desarrollo de su labor. “Creo que lo que tiene que haber (en la Justicia) es vocación cuando elegís una profesión y te dedicas a algo, hacerlo con pasión y compromiso, una mirada abierta y el poder escuchar todas las voces, así uno tiene que dormir tranquilo”, concluyó.

“Un destacado desempeño”
A partir de la lectura del acuerdo 1294, reunido el Consejo de la Magistratura, “acordaron reconocer a Elvira Rosetti, su loable labor como presidenta del Consejo de la Magistratura de La Pampa, en ocasión de cumplirse 20 años de su presidencia”. En mérito a la tarea cumplida durante ese período de tiempo, se expresó que “este consejo considera oportuno otorgarle un reconocimiento tanto por su labor cumplida en dicho cuerpo, como el vasto y destacado desempeño como magistrada en el Poder Judicial de La Pampa”.
El presidente del cuerpo, José Sappa, entregó al finalizar una copia del acuerdo a Rosetti y una placa en homenaje a dicha tarea. El acto continuó con exposiciones de la homenajeada y también de la funcionaria nacional, Silvia Bianco.