Recorridos: “La diferencia era notoria”

En la segunda jornada del juicio por los “recorridos inflados” en la Municipalidad de Santa Rosa, la concejal Claudia Giorgis y el ex concejal Alfredo Carrascal, insistieron en que hubo una maniobra entre autoridades municipales y empresarios para defraudar al Estado nacional con el subsidio al gasoil para colectivos urbanos.
El juicio comenzó a desarrollarse el miércoles en el Tribunal Oral Federal y tiene como acusados al ex intendente Néstor Alcala (2003-2007) y a su secretario de Obras Públicas, Jaime Sterin. Otras dos personas que estaban imputadas por el delito fallecieron en el ínterin.
En la declaración que brindó ayer, Claudia Giorgis relató que empezó a visualizar la irregularidad cuando junto a Carrascal tomaron la iniciativa de buscar información con vistas a crear una empresa municipal de colectivos. Relató que para verificar si los kilómetros que se computaban en la fórmula de gastos coincidían con la realidad, ella y Carrascal seguían durante horas a los colectivos y registraban la distancia con el cuentakilómetros de sus vehículos. Así saltó la irregularidad. “La diferencia era muy notoria”, sostuvo.
También detectaron que la empresa no cumplía con la cantidad de unidades que debía tener en las calles según el pliego de la concesión. Para cotejar los datos obtenidos en forma particular, los concejales contrataron a un ingeniero que hizo el cálculo utilizando un equipo de GPS. El valor que obtuvo “fue muy cercana a la nuestra”.
Los ediles enviaron una nota a Alcala haciéndoles notar ambas irregularidades. Nunca tuvieron respuesta a ella. De hecho, el miércoles el ex intendente dijo que se había enterado de la situación cuando leyó la información en los diarios.
Giorgis hizo notar a los jueces que aún cuando el caso ya tenía estado público, la Municipalidad mantuvo los valores originales de consumo mensual de gasoil y recién los modificó cuando la Justicia, a instancias del fiscal Jorge Bonvehí, inició una investigación de oficio.

Compartir