Renatea: empleados firmaron la indemnización

Los 16 empleados despedidos por el macrismo de la delegación local del Renatea firmaron ayer su indemnización en una escribanía de Santa Rosa.
Los trabajadores de la delegación provincial del Registro Nacional de Trabajadores y Empleados Agrarios (Renatea) finalmente suscribieron ayer el acuerdo de indemnización. Fueron despedidos tras la asunción del gobierno nacional y un fallo de la Corte Suprema, que disolvió el organismo.
La firma se acordó a pesar de la decisión del Juzgado Nacional de Primera Instancia del Trabajo que frenó los despidos llevados adelante por el gobierno de Mauricio Macri ante el planteo de una trabajadora.
Ayer, los trabajadores del organismo nacional de la provincia firmaron los convenios que implican la desvinculación mientras continúan las críticas contra el gremio nacional UPCN porque negoció un convenio en contra de los empleados, según dicen.
La firma se realizó en una escribanía local con la presencia de autoridades nacionales que llegaron el pasado miércoles a la ciudad para terminar con los despidos. Al respecto, no hubo comunicación oficial.

Convenio.
Los empleados cuestionan al sindicato porque un convenio firmado en 2015 establecía que “cualquier trabajador que se desempeñara en el Renatea y perdiera su fuente laboral, sería reubicado en otro organismo estatal”.
Sin embargo, tras la asunción de Macri, se firmó un nuevo convenio que solo estipula una indemnización de seis sueldos más un 20 por ciento para cada cesanteado. Esto aceleró, en definitiva, los despidos.
Obligados por la situación, los trabajadores terminaron rubricando el acuerdo, advertidos por el gobierno que sino no percibirían la indemnización y tendrían que ir a la justicia en un proceso extenso.
El “cierre” del Renatea surgió a raíz de un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación a partir de un reclamo de Gerónimo “Momo” Venegas, titular de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre), quien pidió retrotraer la situación hasta antes de la sanción de la Ley 26727, que estableció el nuevo estatuto del peón rural y la creación del Renatea.
Aquella ley, impulsada por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, apuntó a combatir el trabajo no registrado empezando por reformar el registro, que hasta entonces controlaban la Uatre y las organizaciones ruralistas, que son al mismo tiempo la patronal del sector.

Compartir