Repudian ataque a un mural

El diputado provincial Eduardo Tindiglia (Nuevo Encuentro) aseguró ayer que “hay gente a la que evidentemente le molesta que las paredes se expresen” y que el ataque al mural de Milagro Sala ubicado en Circunvalación y Perú de esta capital, “no tiene como único objetivo que desaparezcan las pinturas, sino también poner límites a la libertad de expresión, censurando una legítima expresión artística que puede tener cualquier persona en democracia”.
“Un mural de Milagro Sala es una pared que ‘habla’ y evidentemente, hay gente intolerante a la que le molesta que las paredes se expresen en la ciudad. Además, para sectores reaccionarios muy minoritarios, la figura de Milagro es un espacio sensible porque visibiliza y muestra la lucha de un pueblo oprimido que ellos no pueden tolerar”, manifestó el legislador kirchnerista, agregando que la dirigente social “enfrente acusaciones irregulares impulsadas por el Estado jujeño”.