Rescatan a joven pampeana en Córdoba

CALVARIO EN UN "CENTRO DE REHABILITACION" DE CORDOBA

Una joven pampeana fue internada junto a su beba en un Centro Cristiano de Rehabilitación de Marginados (Remar) debido a su adicción con las drogas. Días después de haber sido alojada allí, la madre pudo comunicarse y la hija le dijo que no les daban de comer y las trataban como ratas. Finalmente pudieron rescatarla.
La quinta donde se alojaba la joven está en la zona de Palestro, donde el Remar aloja a mujeres adictas que llegan con sus hijos desde distintos puntos del país.
Daiana Robidu, habló con Puntal, un medio riocuartense y les manifestó que a su hermana la llevaron el 19 de agosto desde Santa Rosa, junto a su beba de un año y cuatro meses. Robidú comentó que “te hablaban de que hacían una buena rehabilitación, que no empastillaban a la gente, que tenían apoyo psicológico, y el hecho de que predicaran la palabra de Dios nos pareció bueno, en medio de la desesperación que estaba viviendo mi hermana pensamos que era el lugar justo, pero terminó siendo algo muy distinto”.
La madre de la joven que sufrió el calvario le comentó a una maestra que la habían internado: “Cuando fui a la escuela de la nena más grande de mi hija le dije que a la mamá la internamos y la maestra me dice ‘¿no la habrás internado en Remar de Río Cuarto?’ y al ver mi cara de sorpresa, me dice ‘Sacala, yo lo viví con un familiar, no sabes lo que es'” contó aún angustiada Alicia Andrade.

El rescate.
Una vez enterada de lo que sucedía en el centro de rehabilitación, la madre intentó comunicarse con Nadia Ayelén, la chica internada, pero “cuando nos atendía alguien, nos decían que ese no era el número, que el responsable no estaba, que llamara más tarde. Seguimos llamando hasta que me enojé y los amenacé con denunciarlos”, confió la mujer a la publicación pampeana Plan B Noticias.
Finalmente la mujer consiguió oír la voz de su hija y lo que escuchó la convenció de que debían salir en su rescate, sin demora: “Mami, sacame de acá, nos estamos cagando de hambre con la beba, acá nos tratan a todas como a ratas”. El martes 24 de agosto, el padre y la hermana de Nadia Ayelén salieron desde General Pico hacia en Río Cuarto. Una vez allí debieron bregar unas cuantas horas para conseguir que les entregaran a la chica y a la beba.

Foto: Diario El Puntal