Responsabilizan a dos menores

ROBO Y ENCUBRIMIENTO

La jueza de control María Florencia Maza declaró la autoría y responsabilidad penal de un menor que al momento de cometer los hechos tenía 17 años, por ser autor del delito de robo simple en grado de tentativa -dos hechos-, los cuales concurrieron en forma material entre sí. Además, dispuso que una vez que el fallo quede firme se envíe una copia al Juzgado de la Familia y del Menor de la Primera Circunscripción Judicial. En la misma sentencia fue absuelto de esa misma acusación Juan Carlos Romero.
El juicio abreviado fue acordado entre el fiscal Carlos René Ordas, la defensora oficial Silvina Blanco Gómez y el propio imputado, un panadero que hoy tiene 20 años. El acuerdo contó con el respaldo de la Asesoría de Menores. En él también se convino la absolución de Romero, un albañil de 21 años que en ese momento tenía 18.
En la causa se demostró que el 25 de enero de 2015, a las 6.40, el menor ingresó a dos locales comerciales de las calles Pellegrini al 100 y Avellaneda al 200, de Santa Rosa, y tras romper ambas vidrieras, se dio a la fuga. Fue detenido en Jujuy, entre Gobernador Duval y Catamarca, “con varias prendas de vestir en compañía de Romero”.
“Quedó debidamente probado que hubo una clara y manifiesta intención de ingresar mediante el empleo de fuerza en las cosas -rotura de vidrieras- a inmuebles ajenos con el único fin de apoderarse de bienes allí existentes (dolo), algo que no logró consumar por circunstancias ajenas a su voluntad, cual fue la inmediata intervención de la policía, no habiendo tenido como consecuencia de ella la disponibilidad de los elementos sustraídos”, indicó Maza en la sentencia.

Encubrimiento
Por su parte, el juez de control Gabriel Lauce Tedín declaró la autoría y responsabilidad penal de un menor en orden al delito de encubrimiento por receptación dolosa y remitió una copia del fallo al Juzgado de la Familia y del Menor de la Primera Circunscripción Judicial.
La causa se resolvió a través de un juicio abreviado convenido entre el fiscal Facundo Bon Dergham, el defensor oficial Juan José Hermua, la asesora de Menores Graciela Massara y el imputado.
Al menor, que a la fecha del ilícito tenía 17 años, se le comprobó que el 22 de octubre de 2016 tenía en su poder una moto Motomel modelo C 110 DLX, que había sido sustraída una semana antes.
“Más allá del reconocimiento realizado por el imputado, al suscribir el acuerdo de juicio abreviado, considero que el hecho se encuentra debidamente probado habida cuenta que el imputado fue hallado por personal policial circulando en una moto, careciendo de chapa patente, comprobándose luego a través de un informe de la División Sustracción Automotores que el rodado poseía pedido de secuestro”, señaló Tedín en el fallo.
El menor “no podía desconocer el origen espurio del bien toda vez que se trata de una cosa mueble registrable, y no solo no se encontraba a su nombre, sino que no poseía documentación acreditante de su adquisición”, acotó.