Trasvase del Colorado: Río Negro acepta hablar con La Pampa

EL TEMOR A LA SALINIZACION DEL AGUA HIZO CAMBIAR DE POSTURA A LOS RIONEGRINOS

“Si bien es cierto que la provincia de Río Negro posee una ley que impediría el trasvase, debemos tener en cuenta que va en contra del espíritu y tratado del Colorado de hermandad y buena vecindad”, explicó Schlegel.
El secretario de Recursos Hídricos de La Pampa, Javier Schlegel, informó ayer que la ultima reunión del Coirco, realizada el 28 de julio, arrojó como resultado una “enorme preocupación” por el tenor salino del río Colorado, por lo que las provincias de La Pampa, Buenos Aires y Río Negro mantendrán futuras reuniones para intentar llegar a un acuerdo para que se produzca un trasvase del río Negro al Colorado.
Respecto a esto, Schlegel manifestó que “dicha preocupación está dada por la posible descarga del río Curacó, dado que éste aumenta enormemente la salinidad del agua del Colorado, y a la vez que se entendió el sacrificio que realiza la provincia de La Pampa al poseer extensiones de suelo salino para impedir que el agua salada no llegue al cauce del Colorado”, por lo que se planteó “la necesidad de reforzar y mejorar la calidad del agua que utilizan las tres provincias, iniciándose con un estudio de factibilidad y propuestas de trasvase de 55 metros cúbicos por segundo del río Negro”.
El secretario de Recursos Hídricos manifestó su postura con respecto a la situación e indicó que “con las tres provincias trabajando en conjunto y en equipo, el beneficio va a ser rotundo para las tres partes, dado que mejoraría la calidad de agua que toma la localidad de Río Colorado, en la provincia de Río Negro, y demás localidades. Además incrementaría la posibilidad de riego para las tres provincias e inclusive para Corfo, que es un consorcio de regantes en Buenos Aires, claro que con obras de regulación y control en cabecera en la provincia de Río Negro”.

Trasvase.
En cuanto al trasvase, Schlegel manifestó que “el caudal promedio del río Negro es de 960 metros cúbicos por segundo, por lo que posee gran cantidad de agua que se pierde al océano desaprovechada, mientras que la del Colorado es de 148 metros cúbicos por segundo, siendo entonces el trasvase menos del 7 por ciento del agua del río Negro, pero seria un 37 por ciento más de agua para el Colorado, con buena calidad”. A su vez, recordó que “si bien es cierto que la provincia de Río Negro posee una ley que impediría el trasvase, debemos tener en cuenta que va en contra del espíritu y del tratado del Colorado de hermandad y buena vecindad, por lo cual sería una de las cuestiones a considerarse en las reuniones futuras”.
“Es muy grato poder decir que con las tres provincias trabajando en conjunto se logran avances fructíferos para el desarrollo, y es por ello que estamos programando en la semana encuentros para continuar el diálogo y consenso en estas cuestiones prioritarias”, concluyó el secretario.

Recuerdan un antecedente de 2007.
El gobierno pampeano comunicó en la última reunión del Coirco que decidió abrir el paso de las aguas en el denominado Tapón de Alonso, una decisión que generó alarma entre productores y regantes del sur de Villarino y norte de Carmen de Patagones (ambas en la provincia de Buenos Aires) porque podrían ver peligrar sus campos y sembrados como consecuencia de un aumento de la salinidad del río Colorado.
La información, que fue reflejada por LA ARENA hace unos días, tuvo ahora repercusión en el diario La Nueva Provincia, de Bahía Blanca. “En la última reunión del Comité Ejecutivo del Coirco el representante de La Pampa comunicó que, por decisión del gobernador Carlos Verna, el Tapón de Alonso (una obra de regulación en el sistema del Curacó para desviar aguas a la laguna La Amarga) quedará abierto. De esta manera, las aguas llegarán al río Colorado, evitando así que los caudales que entran a La Pampa desde los ríos Desaguadero y Atuel causen daños a los pobladores de la provincia”, señaló la nota del matutino.
Sin embargo, añade el diario, “esto causaría un daño gravísimo a las áreas de riego de Río Negro y Buenos Aires, con más de 160 mil hectáreas en producción, por la salinización de las aguas del río Colorado provocada por el aporte de agua salina del río Curacó”.
El informe agrega que “de inmediato comenzaron las gestiones para evitar este conflicto, considerando principalmente que hay acuerdos previos entre las tres provincias (La Pampa, Río Negro y Buenos Aires) que buscan evitar este tipo de problemas y donde el agua se desvía a bajos y salitrales en La Pampa que no son productivos y, por lo tanto, no causan ningún perjuicio”.
Según La Nueva, las gestiones para solucionar este inconveniente se están realizando desde las máximas autoridades de la provincia de Buenos Aires y desde el Ministerio del Interior de la Nación, junto a los aportes técnicos del Coirco y de Corfo Río Colorado.

Antecedente.
El artículo periodístico recuerda que una situación similar se vivió a mediados de 2007, cuando La Pampa había tomado la misma decisión, generando una gran preocupación en el sector productivo. “En ese momento se advertía que si el río Colorado se salinizaba más de lo aconsejable, las poblaciones de Río Colorado, La Adela, Juan A. Pradere, Pedro Luro y Villalonga, perderían su principal fuente de agua para consumo humano. Además, se perjudicaría severamente la producción frutícola y agrícola en las colonias Juliá y Echarren y Reig (Río Colorado), así como la hortícola del sur bonaerense. Finalmente, al aumentar las erogaciones desde el Dique Casa de Piedra, el nivel de salinidad en las aguas no fue perjudicial”, concluyó.

Compartir