Roban farmacia Pasteur

A las 12.10 de ayer, dos delincuentes ingresaron a la farmacia Pasteur, ubicada en la esquina de Escalante y General Pico, y se llevaron unos 4.000 pesos en efectivo. Cubriendo su rostro con pasamontañas, los malvivientes, uno de ellos portando un revólver, cometieron el robo en menos de tres minutos, según los testigos.
Dentro del local se encontraban una de las dueñas, una empleada y dos clientas, quienes fueron amenazadas de muerte. "No te muevas porque sos boleta" fue lo que dijo uno de los delincuentes a una de las clientas apenas ingresaron a la farmacia.
Mientras uno de los ladrones controlaba la puerta y a las mujeres, el otro se dirigió a una de las cajas registradoras y sacó alrededor de 4.000 pesos que había en el interior. Luego fue hasta la otra caja, pero no pudo abrirla ya que estaba "trabada", como le dijo la dueña de la farmacia
Al mismo tiempo que intentaba abrirla violentamente, el otro caco le arrebató a las clientas un celular que llevaba en la mano. La otra clienta, al ver la actitud del ladrón, le ofreció el bolso alegando que tenía mucho dinero, pero sorprendentemente no se lo sacó.
Tras comprender que la caja no se abriría, los malvivientes huyeron corriendo a toda velocidad por la calle General Pico en dirección sur.

Investigación.
"Sospechamos que los delincuentes realizaron varias inspecciones del local, ya que se dirigieron directamente a la caja que contenía la recaudación del sistema de Pago Fácil que ofrece la farmacia" comentó Darío Seisdedos, comisario de la Seccional Tercera. "Por ahora tenemos algunas pistas y estamos realizando un investigación conjuntamente con la Brigada de Investigaciones para dar con la identidad y el paradero de los maleantes" dijo el comisario.

Confidente.
"Los ladrones debían tener unos 20 años aproximadamente", dijo a LA ARENA una fuente confiable allegada a los dueños de la farmacia, "vestían ropa rota, sucia y grande, y estaban muy nerviosos, pero afortunadamente no fueron violentos" agregó. La fuente comentó que es la primera vez que ocurre un hecho semejante en esa farmacia, pero que "más de una vez los propietarios y empleados han observado individuos en actitud sospechosa pasando reiteradamente por la vereda de enfrente".
El confidente destacó la labor de los agentes policiales de la Tercera, "quienes se hicieron presentes en el lugar apenas los alertaron y fueron muy amables y comparecientes con las víctimas".

Reabrieron.
Luego de que los oficiales terminaron de realizar las pesquisas correspondientes, la farmacia fue nuevamente abierta.