Robledo dice que no se siente “seguro”

MUERTE DE UN CAZADOR EN LONQUIMAY

El diputado peronista y tío político del cazador asesinado en Lonquimay, Roberto Robledo, dijo que tras la interpelación al ministro Tierno “no quedé satisfecho”. Aclaró que no quería “mezclar” su parentesco con la víctima y lo ocurrido, pero destacó del asesinado que “era una buena persona, que realmente se dedicaba a la caza comercial”.
“Lo que le pasó a Garialdi no le tiene que pasar a nadie que se gana la vida de esa forma no furtiva”, destacó Robledo, para añadir que este jueves en su interpelación Tierno “le contestó a todo el arco opositor, pero no quedé satisfecho; sí lo estaré cuando se hagan las cosas como corresponden para proteger la vida de la gente”.
Expresó que de los dos policías que actuaron en el episodio, uno fue el que disparó y evidentemente tenía una actitud “muy distinta” a la de su colega. “Y es una barbaridad que el ministro dijera que ese policía había tenido una carpeta psicológica, cuando se le debería haber retirado el arma reglamentaria e impedirle que fuera a lugares de riesgo”.
“Y el fue el único que disparó, como aclaró el ministro”, resaltó el legislador.
El también gremialista de la UOCRA cuestionó la versión oficial el “enfrentamiento” entre cazadores y policías, como que aquellos habían tirado clavos miguelitos. “Quedó en evidencia que estos elementos fueron lanzados por otros”.
Recordó que en su juventud también estuvo dedicado a la caza comercial, que hizo de iluminador de un experimentado cazador de General Pico, destacando el nivel de precisión que tiene al momento de disparar contra una pieza de caza. “De cada 100 tiros, pegan 98”.
Robledo apuntó a la preparación que reciben los policías en La Pampa, que muchos a poco de ingresar y sin muchos requisitos reciben un arma “y pasan a creerse que son Rambo”.
También cuestionó las expresiones periodísticas del ministro donde alecciona a los policías a “tirarla la cabina” de los cazadores tras un tiro al aire de advertencia. “A eso me refiero cuando hablo del poder de la palabra, porque hay que tener cuidado por que no todos pueden tomarla de la forma indicada, como ocurrió en Lonquimay”.

Sentido común.
“Quiero que la policía actúe con sentido común y que proteja a la gente y que la ley sea pareja para todos y si el policía cometió un exceso, como cualquier hijo de vecino debe para por su responsabilidad. Más aún cuando se comete un delito contra alguien que no es un delincuente, alguien que se gana la vida cazando”, indicó el diputado.
-¿Tierno debe renunciar?
-No es facultad mía, es del gobernador. No puedo mezclar las cosas y yo fui elegido para legislar.
-¿Tierno es el que tiene más capacidad para ser ministro de Seguridad?
-Habrá gente capaz, pero los imprescindibles, como decimos en Pico, están en el fondo de la Avenida (en el cementerio).
-Siendo un ciudadano pampeano,¿se siente seguro?
-Con una parte de la policía sí, con otra parte no, me refiero a los que ingresan a la fuerza de manera apresurada y sin una debida instrucción a la hora de darle un arma Deben hacerse test psicológicos para conocer la actitud de cada agente en función de sus egos personales, cómo se desempeñan grupalmente al dársele algo de poder. Hoy se considera ser policía como una salida laboral, pero para serlo se necesita esa actitud y una vocación, que tengan el apego necesario a la hora de cumplir sus obligaciones.
-Robledo, no hubo familiares de Santiago este jueves en la Legislatura?
-No, pero no quieren que la muerte del chico sea utilizada políticamente, quieren que se llegue a la verdad con la actuación de la justicia en forma ecuánime. Que el que tenga la culpa, pague por su responsabilidad y, además, los familiares confían en que la policía investigue sin fraguar las pruebas.

Rubén Marín prefirió no hablar.
El ex gobernador Rubén Marín, consultado por LA ARENA, insistió con su “subjetividad” a la hora de analizar el comportamiento del ministro Tierno, habida cuenta el encono político existente entre ambos. “La verdad, no escuché la interpelación y ahora estoy esperando a Espartaco (su hijo, el presidente de la bancada del PJ) con el que seguramente hablaremos de lo que pasó el jueves”, le dijo ayer a LA ARENA.
Marín fue aludido por el ministro cuando desde la oposición se le recordaron expresiones suyas contra el ex mandatario provincial, imputándole ser partícipe de organizaciones delictivas locales dedicadas al tráfico de drogas.
“Las situaciones personales con Marín las vamos a resolver o hablar, si corresponde, con el doctor Marín”, dijo el martes el titular de Seguridad, quién si esbozó una especie de disculpa con Espartaco Marín, al reconocer que había efectuado “expresiones impropias” hacia el diputado provinciall.
Rubén Marín subrayó que la polémica en torno a Tierno nunca fue motivo de conversación con el gobernador Carlos Verna, con quien sí habló en estas horas sobre la cuestión del Partido Justicialista a nivel nacional, ocasión en la que el mandatario provincial le negó haber solicitado la renuncia de Daniel Scioli como vicepresidente del partido por haber aparecido en una foto con la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner.
El titular del PJ pampeano se mostró preocupado por los avatares del peronismo, sobre todo el bonaerense, y la posibilidad de que las desinteligencias internas terminen beneficiando a otros sectores, como puede ocurrir con el massismo. “Es una situación parecida a la del radicalismo con Macri”, acotó Marín.