Rodríguez no quiso aclarar su situación ante la jueza

El ex administrador general de Vialidad Nacional, José Manuel Rodríguez, fue indagado ayer por la justicia federal por presuntas irregularidades cometidas durante su gestión al frente del Distrito 21, pero no habló. En las más de tres horas que permaneció en el tribunal se limitó a dejar que el defensor oficial accediera al expediente, y ahora habrá que esperar cuál es su consejo para trazar una estrategia defensiva.
Rodríguez llegó temprano, poco antes de las 9.30, sin compañía y permaneció en el primer piso del edificio, donde está el despacho de la jueza federal Iara Silvestre. Sin embargo ella no interviene en la causa porque adujo que mantiene amistad íntima con uno de los seis imputados y es reemplazada por la secretaria penal Carolina Llanos, quien actúa como jueza ad hoc. Allí mismo le designaron al defensor oficial porque no tenía abogado.
El ex jefe de Vialidad -que dijo que es inocente y que sus acciones fueron refrendadas por sus superiores- bajó recién a las 12.40 y mantuvo un breve, pero amable diálogo con el cronista de LA ARENA.
– Rodríguez, ¿podemos hablar?
– Me pidieron que no diga nada.
– ¿Pero se puede saber si declaró o si se abstuvo?
– No, no declaré. Además no sabía porqué hechos me investigan.
– ¿Ahora los sabe?
– No. Eso lo va a mirar el defensor oficial, y después veré qué hago.
En realidad en el acto de indagatoria a cualquier imputado se le hacen conocer los hechos por los que está siendo investigado y después se le pregunta si quiere o no prestar declaración. Rodríguez, más allá de que quizá, como él expresó, no sepa en detalle cuáles son las supuestas irregularidades, conoció los hechos que le imputan.
Además de él, los otros cinco imputados son su pareja, Mabel Susana Dicandia; el hijo de ella, Lucas Damián Spataro; el jefe transitorio de la División Conservación, Jorge Rafael Cento; y dos empresarios.

Dos empresas en la mira.
La denuncia que permitió la apertura de la investigación, a través del fiscal Juan José Baric, fue presentada por Raúl Horacio Cabral en su condición de empleado -también es secretario general del Sindicato de Trabajadores Viales de La Pampa-. Con sus dichos, Baric le apuntó a dos empresas, Agrovial Motor Parts SRL y Servicios Integrales Especializados SRL, por los beneficios que recibieron a través de adjudicaciones directas que Rodríguez habría autorizado.
Spataro figura como dueño de Agrovial, una empresa que fue allanada y que está localizada en la ciudad de Lanús, en el Gran Buenos Aires. Además en la denuncia figura que esa firma fue creada después de que Rodríguez asumiera como administrador el 5 de noviembre de 2009.
Si bien ayer en el Juzgado Federal no atendieron personal ni telefónicamente a este diario -pretendía preguntarse cuál son los hechos específicos que se le imputan al ex administrador-, se sabe que habría no menos de 6 contrataciones directas con Agrovial y 19 con Servicios Integrales Especializados.
Las entregas directas a Agrovial son por la compra y colocación de un enganche a un camión, la reparación de una alcantarilla en la ruta 154, la adquisición de tres ventiladores industriales de pared, la reparación de un carretón y de un trailer y la extracción de renuevo, limpieza y perfilado de zona de camino en ruta nacional 152, tramo Puelches-Casa de Piedra entre los kilómetros 226 y 241, o sea, 15 kilómetros. Se trata de trabajos por alrededor de 1.200.000 pesos.
Una cuestión central que está bajo la mira de la justicia federal es si los trabajos que Rodríguez le dio al hijo de su mujer se hicieron o no. Y también, por dichos públicos de Cabral, si los tres usaron el área de estacionamiento de Vialidad o algunos de sus depósitos para guardar vehículos personales o pertenecientes a Agrovial.
Los otros dos lugares allanados fueron la propia sede de Vialidad, donde se habría encontrado documentación respaldatoria de las entregas directas, y la empresa Servicios Integrales Especializados. Aquí las sospechas se centran en la cantidad de trabajos que la firma local recibió fundamentalmente entre 2012 y 2013 a partir de que Centro quedó a cargo de Conservación.