Rojas dice que pidió por ladrilleros

El intendente de Toay, Ariel Rojas, aseguró ayer que el municipio pidió a las empresas que construyen 112 viviendas en esa localidad que compren materiales a los ladrilleros locales, pero aclaró que la comuna “no puede obligarlos”, al defenderse de las críticas del ladrillero Carlos “Chimenea” Páez.
Acompañado por los referentes del PRO, Pedro Pisandelli, delegado de la Agencia Nacional de Seguridad Vía, y la concejala Yanina Castro Echeveste, Páez reclamó ayer en LA ARENA que las empresas BK Construcciones y Bepha Construcciones, encargadas de realizar las viviendas, no compran ladrillos a los productores de Toay.
Ante la consulta de este medio, el jefe comunal aclaró que en principio “se trata de los dichos de un solo ladrillero” y agregó que “las empresas son contratadas por el IPAV, no por la comuna, nosotros les pedimos que compren ladrilleros en el pueblo, que compren insumos acá y que tomen gente en nuestra localidad”.
“La respuesta que nos dieron los empresarios es que ellos ya venían comprando desde 2015 -cuando la obra se iba a construir en el predio que fue ocupado por la agrupación Chakra Raíz- para ejecutar las viviendas, no los puedo obligar a que compren los ladrillos acá. También es difícil atender la demanda, que es mucha en poco tiempo, que es lo que se necesita”, siguió Rojas.
Por último, el intendente no quiso entrar en una polémica con los referentes del PRO en Toay, quienes auspiciaron el reclamo en los medios de Páez, aunque señaló que “tendrían que haber venido al municipio a preguntar cómo era la situación, hay una connotación política en el fondo del reclamo”.