Rompen vidrieras en la madrugada

Dos menores fueron descubiertos “in situ” mientras arrojaban piedras a la vidriera de un centro de estudios y diagnósticos médicos. El hecho ocurrió en la madrugada de ayer, y la policía demoró a uno de ellos quien fue notificado ante la Seccional Séptima. Además, se sospecha que podrían haber atacado también una pollería en las inmediaciones.
Según se informó desde la Seccional Primera, a las 4.15 una patrulla detectó a los jóvenes, de 15 y 16 años, arrojando baldosas y piedras a los cristales del centro médico ProfenSa, que está sobre la calle Urquiza entre Alvear y Lagos. Al darles la voz de alto, ambos intentaron escapar aunque finalmente detuvieron al mayor de ellos. El menor de los dos logró su cometido y no fue alcanzado, aunque desde la comisaría actuante dijeron que está identificado.
Más tarde se constató que en la avícola Granjeros del Oeste, ubicada en Alvear y Tomás Mason, también se había producido ataque similar, en este caso a ladrillazos. Los investigadores establecieron que este hecho se produjo minutos antes que el de ProfenSa, por lo cual tienen casi confirmado que se trataría de los mismos jóvenes que iban en una especie de “raid” arrojando elementos contundentes a las vidrieras.
Sobre el mediodía, en Granjeros, todavía se podían ver los daños causados en los ventanales e incluso todavía estaban los restos de los ladrillos sobre la vereda; los vidrios fueron atravesados completamente. En ProfenSa a esa hora ya habían sido repuestos los cristales, aunque todavía había restos de vidrio dentro y fuera del local.
Un tercer caso, pero que no guarda relación con los dos anteriores, ocurrió en la gomería Ricap, en la calle Ameghino casi Circunvalación. Fue a las 5.30, y allí desconocidos habrían tirado con una piedra con la que astillaron uno de los vidrios. Según informaron desde la Seccional Tercera, en el lugar sonó la alarma y no se detectaron faltantes de mercadería ni tampoco aberturas forzadas, más allá de los daños provocados.