Sanear las cuentas de Santa Rosa llevará dos años, hasta 2017

EL GREMIO DENUNCIO QUE LARRAÑAGA RETUVO UN MILLON DE LAS CUOTAS SINDICALES

Hoy, o a más tardar mañana los empleados de la Municipalidad de Santa Rosa percibirán sus haberes, correspondientes al mes de diciembre y el sueldo anual complementario. Los 20 millones que el gobierno provincial comprometió aportar -como paliativo a la crisis en que está inmerso el municipio capitalino- será sólo para “el neto”, porque las cargas previsionales serán depositadas en el próximo mes de enero.
El secretario de Hacienda de la comuna, Luis Evangelista, le dijo a LA ARENA que “llevará entre de un año y medio a dos normalizar” las finanzas comunales, devastadas luego de la gestión de Luis Larrañaga.
¿Y el bono de fin de año?
El funcionario, quien ayer estuvo durante más de una hora reunido con el ministro de Hacienda, Ernesto Franco, dijo que no sabía cómo se pagará el bono de $ 5.000 que el gobernador Carlos Verna convino con los empleados estatales, quienes lo percibirían promediando el mes de enero. “Ha sido práctica que el gobierno provincial aporte esos fondos, pero no sabemos cómo será ahora”, expresó Evangelista.
El secretario de Hacienda sostuvo que la municipalidad tiene un déficit mensual que anda por el millón y medio de pesos para hacer frente a “las cosas básicas” como pueden ser personal, comedores, regadores, etc., y Aguas del Colorado.

Proveedores: se deben 26 millones.
Ya desde el fin de la gestión anterior en la municipalidad no se pagan horas extras, aunque admitió Evangelista que en algunos sectores, por la función que se desempeña, se necesitan. Se mostró preocupado por la deuda con los proveedores, que llega a los 26 millones de pesos, en algunos casos “con muchos retrasos”. Dijo que esa situación ya la advertía cuando era relator del Concejo Deliberante durante la administración larrañaguista.
Adelantó que se está trabajando en “una nueva moratoria, y en facilidades de pago” para que más frentistas se presenten a hacerse cargo de sus obligaciones y “poder ensanchar la base de los que pagan”. Otra deuda, con la que se estará cumpliendo en las próximas horas es en concepto de retenciones sindicales, y estimó que se le está debiendo poco más de un millón de pesos al SOEM.

Control.
Por otra parte se conoció que el gobernador Carlos Verna quiere tener un minucioso detalle del movimiento de fondos de la comuna santarroseña y su evolución durante parte de la gestión administrativa de Luis Larrañaga.
La intención del mandatario pampeano es conseguir un diagnóstico exacto de la situación económica-financiera del municipio santarroseño para medir el auxilio monetario que deberá darle en los próximos meses, y además articular los mecanismos contables-administrativos que permitan ir encausando los números, que no serán equilibrados por lo menos hasta 2017, según dijo Luis Evangelista.
Ayer, en el encuentro entre Franco y Evangelista hubo acuerdo sobre el monto que sería girado; cumpliendo de esa manera con la promesa de Verna que ya había autorizado la ayuda económica a Santa Rosa para pagar sueldo y aguinaldo.
Lo que restaba era precisar si el monto cubriría toda esa obligación, y si se contemplaría o no los aportes previsionales. Estos quedarían para ser saldados ya en enero próximo.

Larrañaga descontó pero no depositó
En una extensa entrevista realizada ayer por la mañana, el secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM), Gustavo Montiel, expresó un cúmulo de inquietudes del gremio a raíz de la crítica situación económica-financiera de la capital pampeana. Por esas horas desconocía si los municipales cobrarán el aguinaldo y el sueldo y no tenía certeza sobre el resultado de las gestiones del secretario Luis Evangelista ante las autoridades provinciales para conseguir fondos con ese objetivo. Reveló que la gestión Larrañaga dejó una deuda superior a un millón de pesos de cuotas sindicales descontadas pero no giradas al gremio.
“No sabemos si cobraremos mañana (por hoy) y si no ocurre la gente se va a sentir muy mal porque además la expectativa es cobrar aguinaldo y sueldo, porque en muchos casos parte del depósito se lo queda el banco por deudas con tarjetas”, planteó el sindicalista en el diálogo con Radio Noticias. Más tarde se confirmaría que los empleados municipales podrán cobrar el tiempo y forma, tras el anuncio de una ayuda económica que llegará desde las arcas provinciales para la comuna santarroseña.
Con respecto a la preocupación del gobierno provincial por la cantidad de empleados municipales, Montiel no pudo precisar qué cantidad hay en Santa Rosa. “No la sabemos, sí que son 202 los contratados que pasarán por tandas y se habla de otros 100 que no reunían los requisitos en su momento”.
-Algunos dan una cifra superior a los dos mil empleados.
-El tema es que están mal distribuidos. Hay necesidad de empleados por ejemplo en Servicios Generales, donde recién en este año se incorporaron trabajadores al Cementerio y a Vialidad, donde hubo muchos que se jubilaron. También es cierto que no hay un trabajo genuino como para que la gente se vaya al sector privado. La construcción está parada, lo de la fábrica Montenegro está parada, no hay salida laboral en la parte privada.
-¿Es fácil reubicar a los que sobran en las dependencias comunales?
-Habrá que ver el escalafonamiento que tiene. (Miguel) De Elorriaga decía que había 1.700 empleados, otros decían que eran 1.900 ó más de dos mil. Es como lo de la deuda que tiene Santa Rosa, si son 200 millones de pesos. Nos gustaría conocer los números y sabemos que Evangelista está buscando la plata para pagar. La Municipalidad le debe un millón de pesos al SOEM, es dinero la cuota sindical que se le descontó a los afiliados y no fue depositado.

Ajuste.
Gustavo Montiel también dijo lo suyo sobre la eliminación de horas extras en la comuna santarroseña: “Las horas extras están un día y otro dejan de estar, pero lo que hablamos con el intendente Altolaguirre es que los trabajadores no vamos a resignar nada, que en paritarias debemos tratar el escalafón y el manual de funciones, qué hacemos con los adicionales, un estatuto y el convenio colectivo”.
-¿De dónde saldrá la plata para pagar tanto en sueldos?
-Tendríamos que verlo, hay que buscar ingresos, que haya un buen funcionamiento de los servicios como para que los frentistas paguen, pero con todos los problemas de agua y cloacas la gente paga cada vez menos. Lo que conversamos con Altolaguirre es que queremos colaborar pero no que se hagan cosas en función de ajustes, porque siempre la variable son los empleados. Tenemos que sentarnos y ver todo con reglas claras, los empleados estamos en el medio de todo: cuando Torroba estaba en el gobierno la Provincia no le daba plata, después llegó Larrañaga de la mano de Jorge pero se pelearon y quedamos al medio.
-Otra vez la Provincia debe asistir a la comuna para poder pagar sueldos.
-Tenemos que ver de qué forma no dependemos tanto de la Provincia, porque nosotros también pagamos los impuestos y queremos ver cómo sacamos a la ciudad adelante. Recuerdo que (Raúl) Ortiz (como candidato a intendente del PJ) dijo que si ganaba habría 1.600 millones para Santa Rosa; bueno, sería bueno que esa cantidad la reciba Altolaguirre, porque los problemas de la ciudad son graves: hace siete años que estamos sin horno pirolítico, el relleno sanitario es un basurero a cielo abierto y hay serios problemas edilicios en la municipalidad, por citar algunos.

Pase por el acueducto
El acueducto desde Anguil contempla una planta de empleados municipales encargado de su mantenimiento conformada por 24 personas. Si pasa bajo la órbita de Aguas del Colorado, cinco de ellos pasarían a esa empresa, sin que se conozcan en qué condiciones y si perderán derechos laborales.
El planteo lo realizó el secretario general del SOEM, Gustavo Montiel, quien en las últimas horas se ha reunido con concejales y funcionarios de la comuna para tener detalles de esa transferencia anunciada por el gobernador Carlos Verna.
“Hasta ahora no hay nada, lo que sabemos es lo que nos dijo el secretario (de Obras Públicas) Cortina, que hubo contactos con Provincia y que a lo mejor cinco compañeros pasarían a Aguas del Colorado, pero no sabemos si deben renunciar a la comuna y si hay que modificar alguna ordenanza”, indicó el sindicalista.
De pasar el acueducto a AdelC, los 19 empleados que seguirán en la comuna “deberán ser reubicados en otras áreas, por eso queremos conocer los motivos y alcances de esta medida que todavía no está definida. Nos dijeron que no se hará nada sin consultar al gremio”, acotó Montiel.