Santa Rosa ahora pide un crédito al BLP

En el medio de las acusaciones que hace el justicialismo por un probable acopio de millones de pesos en cuentas bancarias de la comuna santarroseña, se supo que una delegación de funcionarios del municipio concurrió a la sede central del Banco de La Pampa para tramitar un préstamo para la compra de equipamiento.
En el marco de la línea recientemente lanzada por esa entidad financiera y con destino a los municipios, estos ponen como garantía de pago la coparticipación que reciben de la Provincia.
Fuentes de la comuna local indicaron que el monto demandado ronda los 10 millones de pesos.
“Espero que no nos pongan problemas”, indicó un alto funcionario santarroseño, haciendo referencia a la conflictiva relación entre el Departamento Ejecutivo capitalino (gestión Altolaguirre) y el BLP, que tuvo su momento más crítico cuando el Concejo Deliberante votó por mayoría que la comuna pudiera depositar sus fondos en otras entidades bancarias, quitándole a la pampeana la potestad de agente financiero de municipios y comunas.
La ordenanza fue llevada a la justicia, como reclamo del BLP, y obtuvo una respuesta favorable para el banco al no hacer lugar al fundamento esgrimido por las autoridades locales de que debía primar la “autonomía” a la imposición que sobre el tema define la Ley Orgánica de Municipalidades.
La determinación tomada por el Superior Tribunal de Justicia, según adelantaron desde el Ejecutivo local a poco de conocerse el fallo, sería apelada.

Reclamos.
Pero el tema BLP-municipio santarroseño volvió a la palestra cuando los concejales peronistas denunciaron que la comuna tenía en plazo fijo (en el BLP) 150 millones de pesos, pero que pese a ello no se hacían obras para mitigar la emergencia sanitaria.
Eso fue desmentido por el secretario de Hacienda, Luis Evangelista, quien consideró como “inútiles” a los ediles del PJ e, incluso, les imputó “hablar estupideces”. Explicó que esa cantidad denunciada ibas mayoritariamente al pago de los sueldos, que mensualmente demandan 90 millones de pesos.
Hace unos días, el gobernador Verna le reprochó al intendente Altolaguirre quejarse porque no tiene plata, pero que tenía depositados 170 millones de pesos.
Un día después del reto del mandatario provincial, el jefe comunal desmintió la existencia de esa masa de dinero y le atribuyó a Verna haber utilizado “una chicana política”.
“¿Y el famoso secreto bancario, dónde quedó?”, planteó Evangelista en diálogo con este diario.