Santa Rosa quiere vivir sana

Más de mil personas asistieron ayer a La Usina para escuchar a especialistas de la salud y disfrutar de números artísticos. Es la primera vez que se realiza un evento de este tipo en la Argentina.
"¿Sabían ustedes que el 70 por ciento del nuestro cuerpo está compuesto de agua?, ¿Sabían que todos los días perdemos un litro y medio cuando orinamos, medio litro por la piel, un cuarto de litro al hablar y otro cuarto cuando evacuamos. Si no tenemos agua no podemos pestanear, tragar, evacuar, degustar. Por eso es esencial que tomemos al menos 2 litros y medio de agua por día".
El médico cardiólogo, Gustavo Weiss, fue el encargado de abrir ayer la jornada de salud "Quiero vivir sano", organizada por la Iglesia Adventista del Séptimo Día y patrocinada por el Ministerio de Salud de La Pampa y la Municipalidad de Santa Rosa.
El evento en el que hubo conferencias, consejos útiles para el cuidado de la salud, y números artísticos, se realizó ayer a las 17 en La Usina de la CPE. El principal objetivo de esta actividad que nació en las iglesias adventistas de México es dar a conocer los ocho principios naturales para fortalecer la salud y lograr un alto desarrollo de la mente, el cuerpo y el espíritu: beber agua mineral, tener actitud positiva, comer ensaladas, descansar adecuadamente, realizar ejercicio físico, ayunar alimentos perjudiciales, procurar felicidad y desayunar más -cenar menos-. Los organizadores dijeron ayer a LA ARENA que es la primera vez que se QVS en la Argentina.

Organizados.
Los adventistas son gente organizada. Ayer el salón estaba impecable, desde la decoración hasta el orden de las casi 900 sillas de plástico. En la entrada al evento entregaban una bolsa con productos Granix, la empresa adventista que se hizo conocida por hacer comestibles sanos y ricos al mismo tiempo. También regalaban remeras de verdes de QVS y más de 4000 libros.
"Dios se comunica con nosotros a través de un cerebro sano, de un cuerpo sano. El cuidado de la salud es fundamental para que nosotros podamos ejercer la libertad". Las palabras del pastor de General Pico, Daniel Montesino, no suenan a sermón. El es uno de los tantos adventistas diseminados por las localidades de La Pampa que ayer llegaron a Santa Rosa para el QVS. "Es muy lindo que haya un montón de gente y la realidad es que la mayoría no son adventistas", dijo el pastor.

Ensalada.
La fiesta iba a concluir con la entrega de 1500 porciones de ensalada que un grupo de 30 personas había preparado con esmero el día anterior. En total se habían utilizado 10 jaulas de lechuga, 6 bolsas de zanahorias, 6 atados de remolachas, un bolsa de repollo morado y media de blanco, 80 kilos de tomate, 5 kilos de y 5 de semillas de lino. La ensalada, envasada en bandejas de plástico, iba a ser apilada en una enorme torre sobre la calle Primero de Mayo. Sin embargo, las altas temperaturas iban a jugarle a los adventistas una mala pasada: el calor, originó una falla en la cámara de frío y el tomate no resistió. Cerca de las 19, cuando los organizadores fueron a buscar la ensalada el olor de algunas bandejas era insoportable.
"Le pedimos disculpas a la gente. La verdad es que fue un trabajo enorme y lamentablemente ocurrió esta desgracia. Pero les anunciamos a todos que el 25 de noviembre a las 20.30 vamos a entregar otras 1500 porciones a toda la gente que vino hoy. Con el vale que les dimos en la entrada pueden retirarla en Santiago del Estero al 250", dijo Gabriel Bría, uno de los coordinadores.