Scouts arman un “Asado del Reencuentro”

Con el objetivo de llevar a cabo el proyecto de recuperar la historia de la Agrupación Scout Trrutruca de Santa Rosa La Pampa y la de su líder Marcel Huvelle, sus integrantes informaron que están interesados en contactar a la mayor cantidad de miembros que pasaron por la agrupación y deseen acercarse para aportar sus testimonios, anécdotas, fotografías y cualquier otro recuerdo que sume para la reconstrucción histórica de esta organización scout.
Con motivo de reunirlos, se realizará un “Asado del reencuentro”, a llevarse a cabo el próximo sábado 24 en lugar a determinar. Todos los interesados podrán confirmar su presencia, como así también las de sus esposos, novios y parejas hasta el día 21 de septiembre. Los teléfonos de contacto son 418877, 15663936, 413798 y 15558374.
Otra acción que se está llevando a cabo es la solicitud de padrinazgo de una plaza de la ciudad, que llevaría el nombre de Marcel Huvelle.
Los promotores de la iniciativa recordaron que “Marcel fue una figura legendaria para los scouts de la ex Agrupación Trrutruca” y que “todo empezó allá por 1967, cuando casi todos tenían veinte años y los sueños a flor de piel”.
“Marcel tenía menos de 40 años, era un hombre belga fuerte y carismático que supo conquistar y formar aquella agrupación, que enriqueció las vidas de niños y jóvenes y a la que dedicó años de la suya”, destacaron.

Romanticismo.
“Marcel fue la chispa que encendió el fuego de un romanticismo que tiene que ver con la aventura y las ilusiones, con los ideales y los relatos fervorosos llenos de valentía y coraje. Despertó el amor por la naturaleza y el deseo de acercarse a ella desarrollando ingenio y autonomía. Había sido scout en su adolescencia en Bélgica, en tiempos de la segunda guerra y colaboró con sus compañeros en tareas humanitarias, rescate de heridos y de personas tapadas por los escombros”, añadieron.
“Marcel enseñó a los jóvenes a despojarse de lo superfluo para amar lo que de sagrado tiene la naturaleza, a acampar en un claro en el monte, hacer el fuego, preparar comida y por las noches descubrir constelaciones en torno a un fogón, cantar, disfrazarse con papeles y dramatizar, escuchar historias llenas del misterio de otros tiempos y lugares del mundo, ser serviciales, desarrollar capacidades y valerse por sus propios medios”, señalaron seguidamente.
“En tiempos como los actuales en que estos valores necesitan ser recuperados, se agrandan figuras como la de este líder que tuvo nuestra comunidad al que deseamos homenajear”, puntualizaron finalmente.

Compartir