“Se desprecia el trabajo nacional”

RAUL HUTIN, EMPRESARIO TEXTIL, ANALIZA LA DURA SITUACION QUE ATRAVIESA EL SECTOR

“Todas las crisis terminaron igual, haciendo pelota la industria nacional, concentrando cada vez más el capital y dejando millones de personas en la calle. No queremos que pase una vez más, por eso a pesar de mis años salgo a la calle y grito, si estoy afónico es porque grité muchísimo esta semana, salimos en defensa de Luján, un punto textil por excelencia, por telares planos”.
Hace 50 años que Raúl Hutin (70) dirige la empresa textil Scalter en Luján, un emprendimiento que fundó su padre y que hoy continúan sus hijos. La industria de los Hutin produce telas no tejidas para 80 rubros distintos: desde el agro hasta calzado, marroquinería, medicinal, juguetería, automotriz. Fabrican desde la bolsita de la palanca de cambios hasta manteles navideños y ocupan a 110 personas. Pese a la crisis que atraviesa el sector, en 2016 nadie fue despedido. Hace dos semanas, el hombre decidió salir a la calle para juntarse con empresarios y trabajadores del sector para reclamar por las medidas impulsadas por el gobierno de Macri, “que van a contramano de la industria nacional”.
“Los empresarios Pymes salimos en solidaridad con nuestra gente, son nuestros socios naturales, no estamos dispuestos a sacarnos la gente de encima como si fuera un producto más. Son nuestros colaboradores. Lo aguantamos en base a perder rentabilidad, pero eso surge de los años de vacas gordas donde las Pymes ganamos buen dinero”, dijo días atrás en una entrevista con El Aire de la Mañana.
“Un 65 por ciento de los telares están parados, y lo más grave va a ser enero y febrero, así que prepararse para batallas mucho más tremendas. Volvimos a la patria financiera, otra vez a las importaciones, a las recetas neoliberales, a despreciar el trabajo nacional. Hay un axioma básico: por el mismo camino nunca. Hoy es el mismo camino y la situación va a ser más grave. Dijeron que el segundo semestre salían los brotes verdes, mentira, no apareció nada”, agregó.
“El año que viene va a ser mucho peor porque no van a venir inversiones ¿Quién va a venir en estas condiciones, de falta de legislación, justicia e inseguridad? Seguimos perdiendo salario real, tasas por las nubes. Ganó (Donald) Trump y le cambió la bocha a Macri. Lo que tenemos para 2017 es de terror. Brasil no solo se cae a pedazos sino que lamentablemente va a terminar con una crisis política impresionante porque no hay quien represente a la sociedad brasileña. Michel Temer se tiene que ir lo antes posible, es un ladrón”, agregó el industrial.

Se terminó el mercado interno.
“En 2017 no todos vamos a poder aguantar un año más de crisis. Van a empezar los despidos masivos. Nos van a decir que es necesario cortar una mano para salvar el cuerpo, pero explíqueselo a quien está en su casa. Hoy el más necesitado es el obrero. Mi papá Bernardo (fundador de Scalter) tenía un lema: si nuestros obreros no tienen plata para comprar la camisa con la tela que fabricamos para los telares, es porque se terminó el mercado interno”, añadió.
“Cuando (el Papa) Francisco sale a pelearla con arengas sociales de urgencia es porque esto se está poniendo negro, o salimos a pelearla entre todos o somos boleta. Obreros y empresarios juntos, los Pymes por supuesto, juntos abrazados como hicimos en Luján, un hecho histórico. La CGT debería estar hablando con sus bases. Necesitamos una CGT combativa, vamos camino al 20 o 25 por ciento de desocupación y vamos a volver a que la gente haga cola en la puerta de mi fábrica. A mí me pasó en el 2001 que me decían ‘no me pagues el sueldo, aunque sea dejame entrar porque me da vergüenza seguir en la calle y no tengo plata para el colectivo’. Esa pérdida de dignidad no me la banco más, y no banco más a estos tipos que están negociando con la dignidad de la gente”, dijo el dueño de Scalter.

Cristina y la competencia.
“Cristina se equivocó en muchas cosas y por eso perdió. No escuchó a los Pymes, que siempre fuimos invisibles a los ojos de la política. Trabajé junto a Alfonsín, a De la Rúa, a Duhalde, en Casa de Gobierno, siempre ad honorem. Ella me invitó varias veces a actos pero nunca personalmente”, expresó.
“Segundo problema, (Cristina) se rodeó de un grupo que le decía lo que ella quería escuchar y no salió a escuchar la voz del pueblo. Igual reconozco su brillantez, su lucidez, su capacidad y la admiro, quisiera tener su elocuencia. En 2003 fabricábamos 20 toneladas de telas por mes, en 2015 terminamos en 500 toneladas. Teníamos 12 personas en 2002 y terminamos en 110 ¿Sabés como me duele? Fue nacional y popular darle cabida a la industria que es absolutamente competitiva, pero siempre en condiciones similares”, argumentó Hutin.
“Competimos con mano de obra esclava, tenemos las tarifas más caras del mundo y las tasas de interés más altas, el transporte, los juicios y la ART más caros del mundo ¿Cómo carajo querés competir? Hay que ser Mandrake en la Argentina. Cuando levanten la copa el primero de enero, piensen que va a ser el mejor día del resto del año, porque de ahí para adelante todo para abajo. Espero que la sociedad tome conciencia que cada prenda importada, cada producto importado con este invento del puerta a puerta que hace nada más que terminar con lo que queda de la industria, ingresan 5.000 cajas diarias de cualquier país. Espero que entiendan que ni siquiera los importadores se van a salvar, si no hay mercado no hay trabajo y si no hay trabajo no hay empresas”, cerró.

Empresario responsable
“En los 90 fuimos como vaca al matadero, nos fueron aniquilando, nadie se daba cuenta. Ahora, desde el primer año de este Gobierno, estamos explicando, motivando, informando. Lo hago todo el tiempo porque que se salve mi empresa no sirve si no se salva el país. Tenemos que ganar la calle, el territorio. Tengo hijos y 8 nietos, y por supuesto que no necesito trabajar más, soy jubilado, mi mujer jubilada y ninguno necesita nada. Si somos coherentes yo debo estar en el puesto de combate”, dijo Hutin para justificar los motivos de su posición contra las medidas económicas del macrismo.