Se fue Andrea Portillo

Hace un mes y medio la renuncia de la directora de Coordinación del Ministerio de Seguridad, Andrea Portillo era solo un rumor en medio del escándalo que había desatado Claudio Izaguirre cuando se alejó de Tierno acusándolo de ser cómplice del narcotráfico. Pero ayer el trascendido se transformó en realidad: la dimisión de Portillo fue formalmente aceptada por el ministro que la semana pasada fue repudiado por el asesinato del cazador Santiago Garialdi en Lonquimay. Según fuentes del ministerio, el malestar de Portillo comenzó meses atrás cuando renunció el director de Comunicación, Guillermo Martínez, quien había denunciado desmanejos.
De esta forma el promedio de renuncias en la cartera que comanda Juan Carlos Tierno es el más alto del gabinete provincial: en poco más de siete meses de gobierno se le fueron siete funcionarios, casi uno por mes. La Dirección de Prensa, por ejemplo, que hoy está al mando del periodista Quique Mario, ya estuvo encabezada por tres nombres diferentes.

Seguidilla.
El 9 de marzo pasado, Franco Aybar (secretario privado del Ministro) fue despedido por tener conductas inapropiadas en un boliche bailable de la ciudad. El mismo día Andrea Bravo dejó la Secretaría de Prensa de la cartera por no informar lo ocurrido con Aybar. Dos días después, dejó la Dirección de Comunicación Vial, José Fieiras, una renuncia que pretendió pasar desapercibida.
El primer renunciamiento escandaloso fue el del periodista Guillermo Martínez, quien sucedió a Bravo tan solo por diez días y se fue del ministerio denunciando a Tierno de cobrar viáticos en forma indebida y beneficiar a “los medios de comunicación amigos”.
Claudio Izaguirre, el polémico “especialista antidrogas” que trajo Tierno a La Pampa, abandonó la provincia después de haber denunciado a efectivos de la Seccional Tercera por apremios contra su propio hijo y de disparar duras acusaciones contra algunos ministros de la gestión Verna.
Enfrentado con Tierno y después de años al frente de Defensa Civil, también se fue Gustavo Romero.

Compartir