Se suman los repudios

REPRESION EN PEPSICO

Dos diputados provinciales presentaron proyectos para repudiar la represión en Pepsico.
Por un lado, Eduardo Tindiglia (FPV) expresó a través de un proyecto de resolución presentado en la Legislatura su “total repudio y preocupación” por lo ocurrido en la empresa Pepsico, donde guardias de Infantería de la Policía bonaerense desalojaron en forma violenta la planta de esa multinacional en la ciudad de Vicente López reprimiendo a trabajadores y trabajadoras despedidos.
“Desde la llegada de Mauricio Macri al gobierno se vive en el país un fuerte clima represivo marcado por múltiples episodios de violencia contra movilizaciones populares y reclamos de los trabajadores, con la clara intención de criminalizar las protestas sociales y estigmatizar a quienes reclaman por su derecho a vivir dignamente”, expresó.
Por otro lado, el diputado provincial por el Frente Renovador, Darío Hernández, también presentó un proyecto de resolución repudiando la represión ocurrida el jueves a los ex empleados de Pepsico en la provincia de Buenos Aires.
“La política económica del gobierno de Macri que fielmente sigue e implementa la gobernadora Vidal, no está dando buenos resultados y los acontecimientos lo demuestran. Todas las medidas del gobierno nacional referidas al área del trabajo están en el mismo sentido”, expresó Hernández.

“No podemos esperar”.
En tanto, desde la izquierda también se sumaron repudios. “Los trabajadores no podemos esperar a después de las elecciones”, expresó el referente del Partido Obrero, Luciano González Cabiati, sobre la feroz represión y el desalojo que sufrieron los trabajadores de la planta de PepsiCo.
“El gobierno de Cambiemos va a fondo contra los derechos laborales, por eso la defensa de los puestos de trabajo requiere ya un paro nacional contra los despidos”, declaró el precandidato a diputado nacional por el FIT.
“Mientras Cristina Kirchner convoca a rezar junto a la CGT y a esperar a las elecciones, los trabajadores salen a dar pelea por sus fuentes laborales, contra las patronales y la burocracia sindical”, continuó.
El PO recordó que “Pepsico es una multinacional de la alimentación que en el año 2016 tuvo ganancias por 10.200 millones de dólares en todo el mundo y que en Argentina pretende cerrar la planta de Florida dejando en la calle a 390 familias”.