“Se usan 400 millones de litros de agrotóxicos al año”

AGROECOLOGIA VERSUS AGRONEGOCIOS, UNA LUCHA DESIGUAL EN LA PRODUCCION DE ALIMENTOS

Miembro de la Red Nacional de Acción Ecológica y oriundo de Saladillo, en la provincia de Buenos Aires, Ariznavarreta aseguró que ser productor agroecológico es mucho más que producir sin químicos. “Es una forma de vida, una forma de pensar, de relacionarse con la naturaleza, de sentirse parte de ella y no quererla dominar. Intentamos vivir en equilibrio, sin dañarla y sin usar toda esa cantidad de productos químicos que tantos problemas están trayendo”, afirmó.
El docente afirmó que los trabajos en agroecología son muchos y que incluso hay estaciones experimentales del INTA trabajando en distintos desarrollos. En ese sentido, lamentó la falta de decisión política por parte de las autoridades de ir rumbo a ese camino y no como ocurre hasta hoy, donde todo el presupuesto está volcado a apoyar el denominado “agronegocio”.

Ley Glifosato.
Ariznavarreta manifestó que el apoyo del Estado a los “agronegocios” llega a tal punto que en el Senado de la provincia de Buenos Aires ya se le dio media sanción a una ley que significa un retroceso en la protección de los cascos urbanos de los efectos contaminación que provoca el uso de “agrotóxicos” en la fumigación aérea y por tierra.
La normativa en cuestión promueve la autorización para fumigar por tierra con glifosato hasta 10 metros de los cascos urbanos y a 500 metros en el caso de pulverización con equipos aéreos. “Es un proyecto de ley provincial, pero hay que tener cuidado porque esto ya se está discutiendo a nivel nacional también. Es un avance de las corporaciones sobre la lucha que llevamos adelante todas las organizaciones y los movimientos sociales a través de las ordenanzas que restringen las fumigaciones en los cascos urbanos. Actualmente, no se pueden hacer hasta dos kilómetros de las zonas pobladas”, sostuvo.

Aplicación.
El argumento de los defensores de la utilización de agroquímicos es que los mismos no son dañinos en tanto y en cuanto se realicen “buenas prácticas”. “Ellos aseguran que el problema no son los 400 millones de litros de agrotóxicos que se usan en Argentina por año en el agronegocio, ellos dicen que el problema es que se usan mal. Y no es así, es evidente que el problema son los agrotóxicos. Cada vez se usan más herbicidas porque las malezas se hacen resistentes. El problema es el modelo. La opción es la agroecología que respeta los saberes de los chacareros, de los campesinos y de los pueblos originarios”, afirmó.
Ariznavarreta afirmó que de los 400 millones de litros anuales de “agrotóxicos” que se aplican sobre los suelos productivos del país, 230 corresponden a glifosato. “Ya está demostrado que es cancerígeno en mamíferos. Y las personas somos mamíferos. El glifosato es la droga que compone el Raund Up, que es el nombre comercial. Raund Up es Monsanto, pero ya se venció su patente entonces otras corporaciones de agrotóxicos también comenzaron a fabricarlo, lo cual es terrible”, opinó.

Agente naranja.
La Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria aprobó hace una semana una soja resistente a tres herbicidas, entre ellos el glufosinato y el 2,4-d. El entrevistado aseguró que este último es un “pariente” del “agente naranja”, un poderoso herbicida que las tropas norteamericanas utilizaron en la Guerra de Vietnam para eliminar el follaje selvático que permitía ocultarse a los soldados vietnamitas.
El productor ecologista recordó que las corporaciones tienen una fuerte injerencia en los gobiernos de los países, la cual explica que las políticas, aun cuando los presidentes y gobernadores cambian, siguen beneficiando los agronegocios por sobre las producciones sustentables.
Como ejemplo del avance de las corporaciones mencionó la designación de un ex gerente de Monsanto como ministro de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires. “En todo el mundo hay funcionarios y legisladores que trabajan para ellos y ocupan distintos puestos. Van pasando de una corporación al Estado y llevan adelante lo que ya tenían pensado. El rol que le asignan a Argentina es el de producir productos primarios baratos, sin valor agregado. Ese es el rol de Argentina y se cumple disciplinadamente, más allá de quién esté en el gobierno porque es una política de Estado oculta”, concluyó.

Compartir